Una gran multitud disfrutó de las demostraciones de los jinetes, los diversos concursos y la animación callejera


La fiesta comenzó pronto. A primera hora abrió la Feira da Maquinaria Agrícola e iban llegando los primeros caballos a la concentración equina. En la plaza del Concello tomaban posiciones los participantes en los concursos gastronómicos. También abrió el mercadillo de patatas. Podían comprarse a 50 céntimos el kilo. Buena calidad.

Mientras, charangas y grupos de gaitas iban animando el ambiente. Pasadas las 11 salieron tractores engalanados. Alrededor del mediodía tuvo lugar en la plaza el homenaje a Antonio Cancela Rodríguez, un héroe del Tercio Norte de la Marina de Ferrol que el 5 de junio de 1895, junto con el larachés José Rama Varela, se enfrentó a 2.000 soldados cubanos en la defensa de la vía férrea de Gíbara a Holguín, en el lugar conocido como Piedra Picada, en Cuba.

Relató el coronel Juan López en su discurso que estos dos «soldados, lejos de sentir temor alguno por el número de enemigos, empezaron a disparar sus armas, haciendo morder el polvo a los más valientes y osados insurrectos». Siguieron disparando y defendiendo su puesto hasta «consumir el último cartucho». Para López Díaz, la acción de Cancela y Rama es un «legado más rico y fructífero que el mayor de los tesoros». El coronel acabó agradeciendo al pueblo su colaboración para el acto y por ser la cuna de un héroe «cuya alma ya voló a la altura en que solo tienen asiento los espíritus elegidos por la fama y la gloria». Tras el discurso del alcalde, Antonio Pensado, que señaló que Coristanco estaba viviendo uno de los días más importantes del año, tuvo lugar el desfile.

La celebración continuó con la misa y el pregón, a cargo este año del responsable de la escuela agraria de Fonteboa, Luis García, quien dejó constancia de sus conocimientos sobre el mundo de la patata. «Temos un bo produto», proclamó. Así es que goza de un reconocido prestigio, «grazas ao traballo ben feito, case artesanal, das sucesivas xeracións que nos precederon». García, no obstante, lanzó un reto a los agricultores parafraseando al filósofo francés Maritain: «A insatisfacción do noso presente proba a grandeza do noso destino». Y advirtió de que hay que mejorar. En este caso echó mano de Albert Einstein: «Se buscas resultados distintos non fagas sempre o mesmo».

Contó como Coristanco ha tomado la patata como su embajadora en sus contactos con pueblos franceses. Y acabó parafraseando un proverbio chino: «Se planificas para un ano planta patacas, se planificas para un unha década planta árbores, pero se planificas para toda unha vida, educas ás persoas».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Una gran multitud disfrutó de las demostraciones de los jinetes, los diversos concursos y la animación callejera