España se plantea declarar la situación de emergencia climática

BIODIVERSA GALICIA

Extinction Rebellion. Este movimiento social nació en octubre del 2018 para influir en las decisiones del gobierno británico en materia de medio ambiente. La última movilización se produjo el pasado domingo en Londres, coincidiendo con la celebración del Día de la Madre
Extinction Rebellion. Este movimiento social nació en octubre del 2018 para influir en las decisiones del gobierno británico en materia de medio ambiente. La última movilización se produjo el pasado domingo en Londres, coincidiendo con la celebración del Día de la Madre HENRY NICHOLLS

El Reino Unido e Irlanda se han convertido en los primeros países del mundo en tomar este tipo de medidas

14 may 2019 . Actualizado a las 11:35 h.

Definitivamente los ciudadanos han asumido como propia la lucha contra el cambio climático. La política no ha sido capaz de frenar durante décadas el deterioro medioambiental ni evitar que la temperatura media global siga su tendencia ascendente. Mientras tanto, la crisis climática se ha agravado lo suficiente como para vivir de espaldas a ella. La gente ha pasado a la acción. En los últimos años han surgido centenares de iniciativas por todo el mundo con un objetivo claro, elevar la presión sobre las instituciones para que se tomen medidas concretas y urgentes.

En el 2015, en Estados Unidos, un grupo de 21 jóvenes denunciaron al Gobierno por no hacer suficiente para combatir el calentamiento del planeta. El próximo mes de junio se celebrará la primera vista del caso Juliana. Desde entonces, las protestas se han intensificado. En el último año han aparecido movimientos como el Fridays For Future o Extincion Rebellion.

Algunos gobiernos han tomado buena nota de las movilizaciones y están actuando en consecuencia. El pasado 1 de mayo, el Reino Unido se convirtió en el primer país de la historia en declarar la emergencia climática. El parlamento británico aprobó la declaración tras una moción presentada por el principal partido de la oposición, el Partido Laborista. «Se trata de una medida simbólica. En realidad no obliga al Gobierno a hacer nada. No existe una definición única de «emergencia climática» pero la votación reconoce los riesgos para la vida que se derivarán de la inactividad en relación con el cambio climático y un acuerdo para actuar con la urgencia necesaria», explican desde la European Climate Foundation.