Residuos plásticos que hacen la vida más fácil a discapacitados

Raúl Romar García
R.R. REDACCIÓN / LA VOZ

BIODIVERSA GALICIA

Aspronaga

Alumnos del Nosa Señora de Lourdes los recogen y los convierten en ayudas técnicas con la ayuda de una impresora 3D

25 ene 2019 . Actualizado a las 12:16 h.

Soportes para lápices o para agarrar un cuchara; clasificadores de calcetines; adaptadores para coger las llaves, el cepillo de dientes o los zapatos; perchas especiales... Son instrumentos ortopédicos sencillos que tienen en común su función de ayudar a personas con algún tipo de discapacidad psíquica o funcional a realizar actividades rutinarias en su vida cotidiana. Pero tienen algo más que los une: fueron fabricados a partir de plásticos tipos PET tirados en playas, ríos o distintos espacios naturales, y recogidos por alumnos y educadores del CEE Nosa Señora de Lourdes-Aspronaga para transformarlos en su taller, con la ayuda de una impresora 3D, en instrumentos útiles para personas con discapacidad.

O, lo que es lo mismo: a la vez que se contribuye a cuidar la salud del planeta también se ayuda a determinadas personas a mejorar su calidad de vida. Este es el objetivo del proyecto Komando Pet, uno de los que se llevan a cabo en la edición actual del programa de educación ambiental Voz Natura, de la Fundación Santiago Rey Fernández-Latorre.

«Desde un punto de vista medioambiental recuperamos algo que no sirve, con lo que también ayudamos a limpiar el entorno, y transformamos esos objetos en ayudas técnicas para personas con discapacidad», explica Juan Fernández López, responsable de la iniciativa.