Las claves del éxito de la playa de Carnota

El vídeo promocional de la Xunta, las redes sociales de varios famosos y la aparición en diversos medios nacionales como destino seguro han contribuido a aupar al arenal


ribeira / la voz

Sus más de siete kilómetros de longitud y el estado virgen en el que ha logrado conservarse son las principales cartas de presentación de la playa de Carnota, considerada la más larga de Galicia. Arena blanca, aguas cristalinas y la magia del monte Pindo completan el paquete de atractivos de este paraje. Todos ellos estaban ahí antes, pero no ha sido hasta este verano cuando el arenal ha registrado la gran avalancha de bañistas. Una masificación que ha obligado a cortar algunos accesos en más de una ocasión por la falta de espacio físico para dar cabida a los coches. ¿Cuál ha sido el desencadenante? El covid y la promoción indirecta se perfilan como los principales motivos de peso.

A diferencia de lo que sucedía en años anteriores, el Ayuntamiento de Carnota no ha movido ni un dedo para divulgar los atractivos del territorio. Los especialistas en la materia apuntaban durante el confinamiento hacia un auge del turismo rural, focalizado en zonas libres de masificación y con una población dispersa. El ejecutivo carnotano sabía que el municipio estaba en el centro de la diana y acertadamente decidió mantenerse a la espera.

Pero la promoción le llegó a través de campañas totalmente ajenas. El músico Xabier Díaz eligió la playa de Carnota como escenario de baile para la pequeña Sofía, la protagonista del vídeo de Illas de sal, el segundo tema de As catedrais silenciadas. Es un trabajo audiovisual que suma miles de visualizaciones, que incluye imágenes del monte Pindo y una puesta de sol sencillamente espectacular.

Otro vídeo, el de la campaña Galicia volve ideada por la Xunta de Galicia, también situó a Carnota en el ojo del huracán. El municipio barbanzano es el protagonista indiscutible de este producto que busca atraer turistas mostrando hasta en tres ocasiones la kilométrica playa. El arenal hasta fue el telón de fondo del acto de presentación del trabajo por parte del presidente del Gobierno autonómico, Alberto Núñez Feijoo.

Cuando la belleza del arenal y la tranquilidad de su entorno ya corrían de boca en boca, pisaron su arena rostros conocidos, como Touriñán y algunos jugadores del Deportivo, que no dudaron en inmortalizar la visita y difundirla a través de las redes sociales. Hasta Alba Lago, la presentadora de los informativos de Tele 5 que lleva varios años veraneando en la zona, se animó esta temporada estival a compartir su paraíso y los muchos seguidores que tiene aplaudieron la elección. Y hace unos días, la actriz María Castro lucía embarazo en el inmenso arenal.

«Trending topic»

La bola fue creciendo y no solo por el boca a boca, ya que medios especializados en turismo de ámbito nacional también le dedicaron páginas a la playa de Carnota, promocionándola como un destino seguro, por su inmensidad y por estar enclavada en un entorno en el que las viviendas turísticas constituyen el grueso de la oferta de alojamientos. Hasta un suceso propició que el arenal fuera durante días trending topic, después de ser elegido por 38 jóvenes de diferentes nacionalidades, estudiantes del programa Erasmus, para hacer un botellón que la Policía Local acabó disolviendo.

Sin buscarlo, Carnota consiguió situar su playa en lo más alto del ránking turístico de Galicia. Ahora, los vecinos y los visitantes veteranos temen las consecuencias por haberse desvelado el secreto sobre la localización del paraíso. Al Ayuntamiento le preocupa una masificación que destruya las peculiaridades del territorio.

Un paraje con media docena de accesos, pero con Boca do Río como el preferido

Son varios los accesos que se pueden tomar para llegar a los diferentes tramos de la extensa playa de Carnota, pero son muchos los visitantes que se decantan por el mismo: el que conduce al corazón del arenal, a Boca do Río. La belleza de este punto, situado a los pies del monte Pindo, y las amables condiciones que ofrece el mar lo convierten en el preferido de los bañistas, sobre todo de las familias con niños. Allí donde desemboca el río Vadebois se extiende un área salpicada de rocas en la que, cuando baja la marea, se forman diversas pozas ideales para el disfrute de los más pequeños, tanto por su escasa peligrosidad como por la elevada temperatura que alcanza el agua.

Y es en este punto de la inmensa playa donde se está registrando la principal avalancha de visitantes. Tanto es así que el Ayuntamiento se ha visto obligado a incrementar las plazas de aparcamiento mediante el alquiler de media docena de fincas de particulares para ponerlas a disposición de los bañistas. Pese a ello, el espacio para dar cabida a los vehículos sigue resultando insuficiente y lo normal es, sobre todo en fin de semana, que la Policía Local se vea obligada a cortar el acceso a este tramo del arenal en cuanto las zonas de aparcamiento están completas.

Si bies es cierto que se trata de una playa gigantesca en la que mantener las distancias no supone un problema, también lo es que este verano registra un bum inusitado.

Pablo Abeal: «Es un momento clave para definir el modelo que se quiere para el destino»

Sabía que el litoral de Barbanza y Costa da Morte tenía un gran potencial al que se le podía sacar partido tras la irrupción del coronavirus, por eso no le ha sorprendido el tirón de Carnota: «Es el paraíso gallego que siempre se ha mantenido virgen». Pero ahora, Pablo Abeal, profesor en la Facultade de Economía de la Universidade da Coruña y colaborador de la Escuela de Turismo, cree que el reto pasa por saber gestionar esa afluencia de visitantes y tomar decisiones trascendentales: «Es un momento clave para definir el modelo que se quiere para el destino».

El cambio turístico motivado por la aparición del coronavirus ha venido para quedarse»

 Abeal considera que el territorio tiene potencial suficiente para seguir ganando visitantes en el futuro: «El cambio turístico motivado por la aparición del coronavirus ha venido para quedarse, por lo que este tipo de destinos que han logrado escapar de la masificación tienen todas las papeletas para triunfar». Por eso considera fundamental diseñar cuanto antes una hoja de ruta en la que se especifique cómo se quiere afrontar ese crecimiento turístico que está por venir: «En esta zona encaja ese concepto de sostenibilidad del que tanto se habla, pero que pocas veces se lleva a la práctica».

Está claro que la Administración local jugará un papel fundamental en la toma de decisiones, pero el economista cree que el Concello debería forjar una alianza con el sector empresarial para definir ese modelo, con el fin de garantizar así su estabilidad de cara al futuro. Pablo Abeal alerta de la existencia de un riesgo que puede pasar inadvertido en medio de la euforia: «Puede que se quiera exprimir el limón demasiado y no se analicen bien las consecuencias».

Juan Manuel Saborido: «Todos os que veñen unha vez acaban volvendo, iso está totalmente garantido»

Aun cúmulo de circunstancias atribuye el alcalde de Carnota, Juan Manuel Saborido, el bum que está experimentando este verano la playa de Carnota. Está convencido de que, tras la irrupción del coronavirus, la dispersión de la población que siempre ha sido un inconveniente se ha convertido en una aliada. Él y sus compañeros de gobierno lo veían venir cuando el confinamiento tocaba a su fin y frenaron las campañas de promoción: «Non quixemos facer nada en materia de divulgación porque xa nos temíamos que ía ser un bo ano a nivel de visitantes e aquí tampouco temos tanta infraestrutura, pero é certo que non esperabamos esta afluencia».

 Se a afluencia se confirma, sería interesante incrementar a oferta a nivel de restauración»

El regidor está convencido de que no se trata de un bum pasajero y de que el territorio será capaz de mantener el tirón turístico en el futuro: «Todos os que veñen unha vez acaban volvendo, iso está totalmente garantido. É o que nos din os turistas, sobre todo os que gozan aquí das súas vacacións desde hai anos». El municipio cuenta con más de doscientas viviendas turísticas y Saborido cree que, de momento, hay capacidad suficiente a nivel de alojamiento, aunque es consciente de que habría que potenciar otro tipo de negocios: «Se a afluencia se confirma, sería interesante incrementar a oferta a nivel de restauración».

En medio de la euforia que vive por esa fama que le ha llegado de rebote al municipio, el alcalde de Carnota no oculta cierto temor a que la avalancha de visitantes acabe desbordando la capacidad de actuación del Concello: «Xa estamos asumindo un gasto extra en servizos como colectores de lixo e aparcamentos, pero é necesario».

Muros y Carnota cortarán los accesos a las playas ante el colapso de vehículos

a. Gerpe
Esta era la estampa que ofrecía la carretera de acceso a la playa muradana de O Ancoradoiro el sábado por la mañana
Esta era la estampa que ofrecía la carretera de acceso a la playa muradana de O Ancoradoiro el sábado por la mañana

Boca do Río, San Francisco y O Ancoradoiro son los lugares donde habrá restricciones

«El fin de semana fue una verdadera locura de vehículos. En la playa de O Ancoradoiro, aparcadas a ambos lados de la carretera, el sábado había unas cuarenta autocaravanas. Solo quedaba libre un carril de circulación y el vial se colapsó», explica la alcaldesa de Muros, Inés Monteagudo, quien manifiesta verse forzada a la adopción de medidas drásticas para evitar que los accesos a los arenales se conviertan este verano en un caos permanente. Otro punto conflictivo es Carnota, donde la Policía Local tuvo que cortar el tráfico en la AC-550 porque en Boca do Río no había sitio para más automóviles. El jefe del destacamento, Jesús López Rama, sentenciaba: «Non collían os coches nos aparcadoiros. Na praia de Carnota sobra capacidade para a xente, pero non temos lugar para tanto vehículo».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

Las claves del éxito de la playa de Carnota