Vacaciones


La criba

Llegados a este punto, superada la temporada y media pandemia, sea por merecimiento o por derecho sobrevenido, tomaré unos días de asueto. Si Dios, el destino o quién prefieran no dispone nada en contra nos veremos allá por septiembre. Por si después se me olvida agradecerles su paciencia y la de toda la redacción de La Voz del Barbanza. Y lo coherente es mantener en la despedida la actitud del primer día, con la denuncia como seña de identidad y la claridad como medio de transmitirla.

El pasado miércoles estaban enfadados algunos vecinos de la avenida de la Constitución de Boiro. A las incomodidades semanales del mercadillo (corte de un sentido y ostensible reducción de plazas de aparcamiento) se suman los continuos impedimentos por transportes especiales, trabajos, etcétera. Se anuncian con vallas, a las que se fijan con bridas avisos al respecto (posible incumplimiento de Reglamento General de Circulación, artículo 142 y Anexo 1), que ya casi forman parte del paisaje de la calle Ancha.

Pues bien, después de la habitual prohibición de los martes se colocó sobre las mismas otra para el miércoles, a partir de las siete de la mañana. Y algún agente, con evidente exceso de celo, se encargó de multar a las 07.30 a los vehículos que permanecían allí, cuando el transporte especial aún tardaría horas.

Para rizar el rizo, lo hizo invocando el artículo 144 1.5A del citado RGC -¡que no existe!- y graduando como más grave esa infracción (200 €) que la de no respetar una señal normal y fija de prohibido aparcar (100 €). Algunos siguen empeñados en que nuestro pueblo se siga conociendo por lo mismo.

Les deseo un buen verano.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Vacaciones