Las cuentas de Caetano Horta para Tokio

El noiés parte con serias opciones de ir a los Juegos Olímpicos en el doble scull de peso ligero


Ribeira / la voz

Hubo un tiempo en el que Caetano Horta (Noia, 2003) dudó entre el motocrós y el remo. Era el típico joven nacido para hacer deporte. Todo se le daba bien. Explican los que lo conocen que lo que otros tardaban semanas en aprender, a él le llevaba un par de días. Y así fue campeón encima de las dos ruedas, y también sobre el agua. Si terminó por decantarse por el banco móvil, la culpa la tuvieron dos lesiones bastante duras: se rompió la clavícula y un peroné. Esos infortunios se han convertido ahora en una excelente oportunidad. El remero afronta la recta final de su preparación antes de tratar de ganarse un puesto para los Juegos Olímpicos de Tokio.

«Leva xa tres semanas en Bañolas e o certo é que está moi contento», reconoce su técnico en el Mar Noia, un Beni Horta que además de ser su mentor deportivo también ejerce como tío: «Empezou comigo con 9 anos. Viña de patrón no batel que tiñamos o equipo sénior». La entrada del noiés en el centro de alto rendimiento de Pontevedra fue su salto definitivo sobre el bote. La moto quedó en un segundo lugar y su rendimiento deportivo creció, logrando metales en cada prueba en la que participaba.

La gesta definitiva llegó en septiembre del pasado año, cuando mordió el oro de Europa de la categoría júnior. Ahí dejó claro que, a pesar de ser todavía juvenil, tenía mucho que decir en el remo olímpico nacional. Quedó claro tras la renuncia del moañés Rodrigo Conde en el doble scull de peso ligero, barco que ya estaba clasificado para los Juegos Olímpicos de Tokio. Se ganó una plaza y ahora en el próximo Campeonato de Europa se decidirá si finalmente será él -junto a Manel Balastegui-, el que estará en julio en la capital nipona.

Las posibilidades

Aunque las sensaciones son buenas, y las opciones verdaderas, es Beni Horta el que no quiere echar las campanas al aire: «Teñen que quedar entre os oito primeiros e estamos falando dun campionato europeo. Aí están os mellores. Nun só segundo pode haber cinco barcos, polo que aínda queda moito por facer».

Lo cierto es tanto Caetano Horta como Manel Balastegui siguen trabajando para acoplar un barco que pueda ser competitivo a nivel internacional. Por el momento, el esfuerzo se ha centrado en mejorar el entendimiento entre los dos deportistas, más que en sumar kilómetros, explica Horta, quien indica que el máximo rival de Caetano será Patricio Rojas: «É o seguinte na lista de España. É un gran deportista. Se hai cambios no equipo será o que ocupe o posto».

Ajeno a la presión, Caetano sigue trabajando en Bañolas. Lo hace con la disciplina de siempre, y los hábitos que lo acompañan desde niño. Trabajador, ordenado y con una vida muy saludable, compatibiliza sus horas en el agua con los kilómetros de bicicleta, otra disciplina que se le da a la perfección. La escalada, que también probó hace unos años, es otro de los deportes donde demostró esa facilidad para captar al vuelo la técnica.

Muy maduro para su edad, tiene la mente en aprovechar esta oportunidad de ir a Tokio. Sin presión. Sabe que es un tren que puede coger, pero que no tiene la obligación de hacerlo. Es aún juvenil. Pero quiere lograrlo. Lo que sí tiene claro es que el próximo año quiere empezar la carrera de Odontología. ¿Sevilla, Inglaterra o Estados Unidos? Eso ya se verá. Antes está esa posible parada en Tokio.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Las cuentas de Caetano Horta para Tokio