Sin medios


Cara y cruz

Es cierto que todo está ocurriendo demasiado rápido y cuando parecía que empezábamos a respirar y a levantar cabeza llegan los rebrotes que nos ponen de nuevo contra las cuerdas. Pero la pandemia ha dejado al descubierto la falta de medios en distintos ámbitos, una carencia que ya era conocida, pero que en una situación normal no era tan preocupante. Y lo peor, una carencia que, pese al paso de las semanas, ni se ha solventado ni tiene visos de que vaya a solucionarse.

Está claro que solo por las malas, a golpe de estrictas normas, llamadas de atención y multas, los ciudadanos cumplirán las medidas impuestas para prevenir contagios, pero si no hay quien vigile, poco se podrá conseguir. Hace tiempo que las plantillas de la policía local están en números rojos, lo que se traduce en una drástica reducción de las guardias que afecta sobre todo a las noches de los fines de semana. Y es precisamente en esa franja cuando parece que el riesgo de contagio del covid-19 alcanza uno de sus picos.

Los hosteleros deben cumplir de forma estricta los protocolos de seguridad, pero no pueden ejercer de policías, mucho menos cuando los grupos se forman en el exterior de sus locales. Tampoco se puede esperar que jóvenes y no tan jóvenes, algunos incluso con un par de copas, conserven la mascarilla bien colocada y mantengan las distancias. En las circunstancias actuales, el control es imprescindible para poner freno a rebrotes que llegarán, por lo que la clave estará en conseguir pararlos a tiempo. Pero hay localidades en Barbanza que carecen de policías para hacer guardias las noches del fin de semana.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Sin medios