«Petricor»

Estevo Silva Piñeiro SOSPECHOSO HABITUAL

BARBANZA

10 feb 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Conocía esta palabra como el título de una canción (la cual ahora mismo me acompaña) del gran Ludovico Einaudi, nada más. Nunca llegó ni a preocuparme ni a interesarme cual podía ser su significado. Simplemente era un título de una melodía.

Mi sorpresa fue mayúscula al descubrir en la novela en la que tengo metidas las narices actualmente, que este término es la denominación de uno de mis olores favoritos: esa fragancia maravillosa que produce la lluvia cuando nos moja después de semanas sin hacerlo. Eso es el petricor.

Me he obligado a investigar el porqué de mi desconocimiento sobre este sustantivo y he descubierto que la RAE todavía no la ha incluido en el diccionario. Y es que petricor es bastante joven; fue inventada por dos geólogos australianos en 1964 a partir de las palabras griegas petra (piedra) e icor (sangre de los dioses) y se refieren a ella para definir «el olor que deriva de un aceite exudado por ciertas plantas en períodos de sequía».