Guillermo Carracedo: Un médico que decidió cuidar las olas

El deportista se ha embarcado en una nueva aventura para surfear por el mundo y contarlo a través de las redes


Ribeira / la voz

«Mi padre siempre quiso que me gustara el mar, pero se pasó con la dosis». No lo puede decir más claro Guillermo Carracedo (Santiago, 1993), que se siente el hombre más feliz del mundo cuando se mete en el agua para cabalgar sobre las olas. No le importa estar en la otra punta del mundo y tenerse que llevar a cuestas cinco o seis tablas, porque las experiencias que está viviendo «son increíbles. Siempre dije que iba a conocer más países que años tenía, y por ahora ya llevo 34 recorridos y solo tengo 25».

Su afición por el surf y el pádel surf nació en la playa muradana de Louro, a donde decidió trasladarse a vivir cuando descubrió que se le daba bien hacer equilibrios sobre el mar. Lejos de lo que se pudiera pensar, se inició bastante tarde en este deporte, y hasta los 17 no se decidió a probarlo. «Un año después ya era campeón gallego de pádel surf y al año siguiente ganaba el nacional. Yo creo que no es cuestión de los años que lleves practicando, sino de las horas que lo hagas, y yo lo vivo de una forma muy pasional. El secreto de haber conseguido estos títulos tan rápido es que me pasaba el día surfeando».

Pero su afición por los deportes del mar no le ha impedido sacar la carrera de Medicina, una profesión a la que estaba predestinado porque nació en una familia de médicos. «La medicina me gustó siempre, me encantaba ver series como House, y durante toda la carrera me persiguió la sombra de mi padre (el famoso genetista Ángel Carracedo)», confiesa entre risas el joven, que por ahora no tiene pensado ejercer, aunque en el futuro no descarta decantarse por la medicina deportiva, ya que está estudiando un máster para especializarse en esta rama.

Y falta le va a hacer. Aunque confiesa que ha pasado miedo surfeando, su especialidad sobre la tabla es jugársela bastante y pasar siempre rozando las rocas, algo que entraña numerosos riesgos y accidentes. De hecho, las lesiones que conlleva el deporte que practica no son pocas, y Guillermo Carracedo ya suma unas cuantas. «No sé cuentas veces he llamado a mi casa parar decir: ‘Mamá, me he abierto la cabeza, e incluso puedo meter el dedo dentro'», bromea. Por fortuna, ha podido recuperarse de todos estos golpes, aunque en una ocasión se fracturó el seno frontal «y tenía un agujero que me impidió subir a un avión durante seis meses», recuerda el deportista.

Fractura de tobillo

La última muesca a su lista de fracturas la añadió a principios de este mes de junio, cuando se rompió un tobillo. Como su intención era participar con el equipo gallego en el campeonato nacional del pádel surf -que se celebró el pasado fin de semana-, unos días antes decidió sacarse la escayola e ir a competir, logrando alzarse con el título. «Acabo de venir de la primera sesión del fisioterapeuta y no se explican cómo pude haber subido a una tabla con la pierna tal y como la tenía, porque está destrozada», confiesa el joven, que calcula que tendrá que guardar dos semanas de reposo para poder volver a surfear de nuevo.

Aunque sumar títulos a su currículo es muy importante, Carracedo se marca ahora otras metas: «Viajar y descubrir olas por el mundo, vivir nuevas aventuras y contarlo todo. Cuando ganas una competición te dan un trofeo y una palmadita en la espalda y la cosa queda ahí. Pero en las redes puedes describir todo lo que vives y te siguen más de 200.000 personas. Ahora es algo que tiene más repercusión y que valoran mucho los patrocinadores».

Las islas Galápagos, Sri Lanka o los fiordos noruegos han sido algunos de los lugares por los que el joven muradano ya ha paseado sus tablas, pero todavía le quedan muchos más países por descubrir y, lo más importante, unas ganas infinitas de conocer mundo y vivir todo con mucha pasión. Una vez que consiga recuperar su maltrecho tobillo, Carracedo se embarcará rumbo a las Maldivas en busca de nuevas olas. Su filosofía de vida es luchar por aquello que le haga feliz, y ahora mismo el surf es su principal pasión y quiere vivir esta aventura al máximo y subir a todos a su tabla.

Formación. Siguiendo el ejemplo de sus padres, Carracedo acaba de terminar la carrera de Medicina y está estudiando un máster en medicina deportiva.

Palmarés. Hace unos días ganaba el campeonato de España de pádel surf como miembro del equipo gallego. Ahora está pendiente de que lo convoque la selección española, con la que ya ha competido en varias ocasiones. En una de ellas consiguió un octavo puesto en el campeonato del mundo que se disputó en Dinamarca

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Tags
Comentarios

Guillermo Carracedo: Un médico que decidió cuidar las olas