Satanismo


En la memoria existen baúles, abiertos y cerrados. Las llaves que abren estos últimos van flotando por el mundo. A veces la llave es un olor; otras, una canción… Caen en tus manos sin querer y sin permiso. Abren el cofre y un recuerdo desfila ante ti, respirando por las viejas heridas del corazón. Ayer se me abrieron dos de esos arcones: uno me gustó y el otro hubiera deseado mantenerlo cerrado.

Una llave fue la película It, donde un grupo de niños se enfrentan a un satánico payaso en una podrida mansión. Me recordó a mi preadolescencia. A varios chavales de Ribeira nos obsesionaba lo paranormal. No quedó casa abandonada en el Barbanza donde no nos coláramos a hacer espiritismo, creíamos que el hecho de que allí hubiera vivido (y muerto) gente las dotaba de propiedades esotéricas. Alguna vez se derrumbó un techo con nosotros dentro y nos metimos en muchos líos, sí, pero nunca nos respondió ningún espectro y me volví un descreído.

Y este recuerdo fue la llave al otro baúl, al malo. Ya con 18 años, en Santiago, una amiga y yo. Le conté eso que hacíamos de niños, cómo alguno incluso bebía sangre de gallina en pleno ritual. Le hizo gracia y quiso hacer la ouija, pese a que yo le repetía que era una tontería.

Hice la tabla en una cartulina, bajé las persianas, cogí un vaso y pusimos los dedos. «Manifiéstate» y toda la pantomima, aunque algo iba mal… En la oscuridad ella me sonreía, pero no era su sonrisa. Encendí la luz y me fui. Llevaba mucho sin abrir este cofre, no creo en esas cosas pero aquel día algo me sonreía desde la boca de mi ex amiga. «Algo», no alguien.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
23 votos
Comentarios

Satanismo