Recompensa a cuarenta años de lucha

La fundadora de Amas de Casa de Ribeira reclamó, en su fiesta, una gran residencia para la ciudad

.

ribeira / la voz

Llegó a Ribeira con 17 años tras casarse con un alférez que había conocido en su Ceuta natal, pero Magdalena Bringas se enamoró de la ciudad y consiguió, con su esfuerzo, ser una mujer querida y respetada. Su gran mérito fue poner en marcha Amas de Casa, entidad que llenó el gran vacío existente en materia de asociacionismo, pero también a nivel reivindicativo. Durante las casi cuatro décadas que estuvo al frente del colectivo, lideró un sinfín de batallas en favor de la consecución de mejoras y servicios. Ayer, Ribeira quiso recompensarle esa entrega. Unas 250 personas se dieron cita en el restaurante Chicolino para rendirle un sentido y merecido homenaje.

Ni siquiera en esa jornada de carácter festivo Magdalena Bringas fue quien de aparcar su vena reivindicativa. Fue su hijo el que, a los postres, leyó un discurso que la homenajeada había preparado, pero que se sentía incapaz de pronunciar debido a la emoción y a las consecuencias de la enfermedad que la apartó de la primera línea del frente. Pero ella no pudo resistirse y acabó agarrando el micrófono para recitar unas poesías que pusieron a los asistentes en pie y provocaron que las lágrimas afloraran en más de un rostro, y también para, aprovechando la presencia de varias autoridades, reafirmarse en el que en los últimos años ha sido su gran caballo de batalla: la solicitud de una residencia para Ribeira.

Vena reivindicativa

Esa fue la petición que salió a la luz, pero no la única que Magdalena Bringas puso sobre la mesa durante la comida. El conselleiro de Política Social, José Manuel Rey Varela, que se desplazó hasta Boiro para sumarse al homenaje, explicó que desde su llegada al restaurante no dejó de escuchar reclamaciones por parte de la anfitriona.

También el senador José Luis Torres Colomer y el alcalde, Manuel Ruiz, destacaron en sus intervenciones ese carácter reivindicativo de Magdalena Bringas, una cualidad que se tradujo en la consecución de numerosos logros durante los 40 años de vida de Amas de Casa. Tanto ellos como su sucesora, Clara Féliz, se deshicieron en halagos hacia la homenajeada, adulaciones que también llegaron de la presidenta provincial de Amas de Casa, Rosa Otero, y del nacionalista Plácido Betanzos, que no puedo acudir a la comida, pero que envío una carta que fue leída en el acto.

El cóctel de emociones que ayer se vivieron en aquel salón de Chicolino no quedó ahí. Gloria Lijó leyó un poema que compuso para su amiga, un vídeo permitió hacer un recorrido por la trayectoria de Magdalena Bringas al frente de Amas de Casa y sus cantareiras, de las que tan orgullosa se siente, le dedicaron un tema. También hubo regalos y un brindis general.

Votación
5 votos
Comentarios

Recompensa a cuarenta años de lucha