No perdamos el tren

Íñigo Muniozguren SECRETARIO GENERAL DE EGA

BARBANZA

25 oct 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

No creo que nadie ponga en duda que la energía eólica es la forma más limpia y menos contaminante de producir electricidad. De igual modo, el viento es inagotable, autóctono y gratuito, lo que como país, nos evita tener que importar petróleo, gas, carbón o uranio para producir electricidad, beneficiando nuestra dependencia energética y nuestra balanza de pagos. Asimismo, recientemente la Unión Europea ha publicado un informe que demuestra que la energía eólica es la forma más competitiva de producir electricidad.

Pero es que además de los beneficios medioambientales y económicos como país, cuanta más electricidad se genere con energía eólica, más barato será el recibo de la luz que pagamos los ciudadanos.

Galicia tiene un recurso eólico inmejorable y dispone de las condiciones necesarias para ser -como ya lo fue en su día- un referente mundial en la promoción y producción de energía eólica y de su industria asociada. Sin embargo, desde hace unos diez años, por diferentes decisiones políticas, el sector eólico gallego ha venido sufriendo un parón. Además, la última reforma eléctrica del Gobierno español ha perjudicado gravemente el desarrollo de las energías renovables, como ninguna otra norma lo había hecho hasta el momento.