Un talento innato que no tiene techo

Javier Romero Doniz
JAVIER ROMERO RIBEIRA / LA VOZ

BARBANZA

SIMÓN BALVÍS

Campeona del mundo júnior de triple salto con 16 años, ahora quiere ser olímpica en Brasil

27 abr 2014 . Actualizado a las 07:00 h.

Ana Peleteiro BRIÓN aTlETA

A Ana Peleteiro le gusta correr. Pero también saltar. O más bien volar. Sobre todo aquel día de julio del 2012 que completó, en el estadio olímpico de Montjuich, la marca histórica de 14 metros y 17 centímetros que le dio, con tan solo 16 años, el título de campeona del mundo júnior de triple salto. Desde entonces, la vida de esta joven de Ribeira se ha metamorfoseado. Pasó de ser una anónima promesa nacional a estar considerada la joya de la corona del atletismo patrio. Una estrella que, con un talento pocas veces visto, está llamada a continuar como mujer la carrera brillante que empezó a escribir de niña.

Ahora su vida está en Madrid. Y cuando puede, y sus obligaciones se lo permiten, en su casa y con sus amigos de Ribeira. En la capital de España no para. Ya sea para entrenar, competir, o para atender los compromisos de la multinacional alemana que la patrocina, su agenda es intensa. Atrás quedan los inicios humildes e ilusionantes en las pistas de atletismo de A Alta, en A Pobra, bajo el paraguas de Asociación de Atletismo e Deportes do Barbanza.

Entonces tenía 11 años, ahora ya alcanzó la mayoría de edad. En este tiempo su palmarés se ha disparado con premios que avalan una precoz trayectoria triunfal. Los últimos fueron a finales de marzo con dos oros en el nacional júnior de pista cubierta. Aunque tampoco se puede olvidar que el pasado diciembre recibió el Premio Princesa de Asturias como mejor deportista de 18 años. Su presente está ligado a la sección de atletismo del F?.C. Barcelona, y aunque son muchas las citas oficiales que tiene hasta el 2016, el objetivo está claro: estar en la Olimpiada que tendrá lugar dentro de dos años en Río de Janeiro.