El gobierno de Ames aún no aceptó la financiación de la deuda de Servia


Santiago/noia/la voz.

El final del conflicto de la financiación de la planta de compostaje de Lousame depende, a día de hoy, de la decisión que tome el Concello de Ames, principal deudor de la Mancomunidade Serra do Barbanza y que, tras una reclamación de la entidad ante la Xunta de Galicia, ve como cada trimestre se le descuentan 70.000 euros del Fondo de Compensación Local, una cantidad inferior a la solicitada por la entidad supramunicipal.

El último compromiso para garantizar la viabilidad económica de las instalaciones de Lousame supone que los ayuntamientos asuman con garantías la liquidación de sus deudas por la recogida de la basura en diciembre del 2012. Esto significa para Ames un notable incremento de sus aportaciones, que pasarían de 70.000 euros a 180.000 euros, aproximadamente.

El regidor amiense, Carlos Fernández, confirmó que esta propuesta económica le había llegado el pasado viernes, pero con un plazo añadido de diez días para ofrecer una respuesta. Según ha podido confirmar La Voz, el grueso de concellos usuarios de la planta de Lousame han dicho sí, lo que implica que en estos momentos la pelota esté en el tejado del Ayuntamiento de Ames, el que más basura genera y el que también tiene la deuda más abultada.

Recientemente, el Concello amiense y la Mancomunidade Serra do Barbanza cerraron un acuerdo para desbloquear el pago de 300.000 euros de la deuda pendiente, un importe renegociado a la baja, ya que la entidad gestora de la planta de compostaje exigía a las arcas de Ames el pago de 500.000 euros, un importe que según el municipio compostelano no se ajustaba al servicio prestado.

Malestar

El posicionamiento de este Concello en relación a la forma en la que pretende asumir la deuda contraída con la empresa FCC ha generado un gran malestar entre los trabajadores de la planta de Servia, que el pasado día 19 se reunieron con el regidor, Carlos Fernández, interrumpiendo durante unos minutos la movilización que realizaban desde Lousame para manifestarse en Santiago frente a la Xunta.

Según confirmaron testigos presenciales de ese encuentro, el propio Carlos Fernández mostró a los empleados su intención de costear la deuda acumulada en un total de 15 plazos, superando en seis el planteamiento presentado por la mancomunidad a Fomento de Construcciones y Contratas, y que se hacía efectivo al total de municipios que integran Serra do Barbanza.

Fuentes de la mancomunidad confirmaron ayer mismo que la intención es tener toda la deuda pagada en diciembre de 2012, realizando un total de nueve pagos. El primero se corresponde con el último trimestre de este año, mientras que los ocho restantes se completarían a razón de cuatro cada año.

Para los trabajadores de Servia resulta curioso que todavía hoy el grupo de gobierno amiense esté pensando si aceptará la financiación, «cando coñecían as condicións dende que se reuniu por última vez a mancomunidade en Muros a semana pasada. Ademais, nós xa lle explicamos neste encontro, tanto ao alcalde como a concelleira de Facenda, que esa era á intención de Serra do Barbanza e eles reiteraron a súa vontade de facelo en 15 cotas, algo que xa lle advertimos que poría en perigo a proposta e o futuro de planta de compostaxe de Servía». Ahora, solo queda esperar a que este Concello decida sí remará en la misma dirección que sus compañeros de la mancomunidad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

El gobierno de Ames aún no aceptó la financiación de la deuda de Servia