Las brigadas antiincendios realizaron quemas controladas en los montes de la comarca


Ribeira/La Voz.

Con el verano a la vuelta de la esquina, es preciso iniciar las tareas preventivas que eviten que los montes barbanzanos se conviertan en terreno abonado para la propagación de los incendios forestales. A eso se dedicaron durante la mañana de ayer los miembros de las brigadas antiincendios, que llevaron a cabo quemas controladas en distintos puntos de la comarca.

En torno a las diez de la mañana, empezó a verse humo desde distintos puntos de Barbanza, situación que generó cierta alarma entre los ciudadanos porque la humareda iba a más. Sin embargo, desde los equipos de emergencias explicaron que no existía ningún fuego forestal, sino que se trataba de quemas controladas coordinadas por personal de las brigadas para eliminar la maleza que cubría los cortafuegos.

Susto en Porto do Son

Por otra parte, estudiantes y profesorado del instituto de Porto do Son se llevaron ayer un buen susto al registrarse en el recinto un conato de incendio. Afortunadamente, la situación fue rápidamente controlada y ardió una superficie de pocos metros.

Al parecer, en el terreno que rodea el edificio del instituto abunda la maleza, de ahí que las llamas prendiesen con facilidad. Inmediatamente, personal del centro se dirigió al foco con extintores y ramas con las que lograron apagar el fuego. Luego, la cisterna del Concello enfrió la zona.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Las brigadas antiincendios realizaron quemas controladas en los montes de la comarca