Una ola creciente de dolor y rabia

Los tres asesinatos cometidos ayer en Valga han desatado una cascada de actos de protesta y solidaridad


valga / la voz

Tres mujeres asesinadas en Valga. Tres mujeres víctimas de la violencia machista, muertas a tiros, en presencia de dos niños. La realidad más hiriente y cruel estalla, en ocasiones, muy cerca, generando un tsunami de dolor y crispación. Ayer, el asesinato de Sandra a manos de su exmarido, que también acabó con la vida de Elena, su exsuegra y de Alba, su excuñada, generó una oleada de condolencias y una marea de convocatorias para gritar -otra vez- «basta xa».

Una de esas concentraciones tuvo lugar ayer tarde en Valga, donde también se celebró un pleno extraordinario para decretar varias jornadas de luto oficial. El alcalde, José María Bello Maneiro, había pasado por la mañana el mal trago de visitar la escena del triple crimen. En Valga, en la plazuela, habrá una segunda concentración mañana, a las ocho de la tarde. El grupo feminista O Refaixo da Carolina es quien ha lanzado la convocatoria. Allí estará, de nuevo, la portavoz del PSOE, María Ferreirós, quien ayer se sumaba a la «consternación e a dor» de sus vecinos. «Falamos de tres asasinatos, pero falamos cando menos de cinco vítimas: as tres mulleres que mataron, e os dous fillos. Estas son as dúas vítimas nas que agora temos que centrar os nosos esforzos». Al mismo tiempo, «Valga ten que levantarse, con forza e decisión, contra violencia de xénero».

También Manuel Castiñeiras de Valga Viva, se manifestaba a través de Facebook. «Un novo asasinato machista, sacude o noso Concello. Valga en contra da violencia machista. Queremos mulleres sen medo e libres. Queremos familias seguras e felices, e queremos mulleres vivas», escribió.

Pero, más allá de la esfera política, el dolor se filtró por todos lados. La escuela de música suspendió las clases, y clubes de fútbol como el Cordeiro -lugar en el que residían las víctimas- mostraban ayer «a nosa dor e consternación polo triple asasinato. Rexeitamos a violencia de xénero e rexeitamos calquera acto machista que constitúa un atentado contra a integridade, a dignidade e a liberdade do ser humán». La comunidad educativa también se ha expresado: hoy, a las doce y media, habrá concentración en el instituto. Pretenden, así, mostrar su «máis enérxica condena polo asasinato» de las tres mujeres, y reconocen «lembrar con especial cariño a Alba Boquete, na súa condición de exalumna e de logopeda, profesión que desenvolvía con xenerosidade axudando a parte do alumnado do IES».

Pero el dolor, sobre todo cuando es un dolor multiplicado por tres, se extendió pronto por toda la zona. En Catoira y Vilagarcía, los trabajadores municipales protagonizaron concentraciones ayer a las doce del mediodía. En el municipio vikingo, el alcalde encabezaba un acto de protesta ante estos tres asesinatos, y de solidaridad con la familia y «con todas as mulleres que sofren violencia de xénero».

«Un malnacido»

En Vilagarcía fue la concejala de Igualdade, Tania Varela, quien encabezó el acto. «O de hoxe é algo gravísimo. Non dou coa palabra, porque é complicado. Dous nenos que quedan aí, unha familia completamente rota por culpa dun malnacido, non teño outra palabra, que decidiu arrebatarlle a súa vida a tres persoas», dijo la edila, que emplazó a todos los vilagarcianos a sumarse a la concentración que tendrá lugar mañana, a las 20.30 horas, en la plaza de Galicia. En Ribadumia hay doble convocatoria: hoy, a las doce del mediodía a las puertas del Concello, tendrá lugar la primera manifestación de repulsa. La segunda será mañana, a las ocho de la tarde, en el mismo lugar, convocada por el colectivo Esmar. También en Meis hay protestas.

Desde Pontecesures, el Concello ha querido «poñerse a disposición» de lo que pueda necesitar el ayuntamiento vecino en unos momentos tan duros. Y las muestras de apoyo y de dolor, las condolencias y los gritos de hartazgo, llegan desde distintos grupos políticos, organizaciones profesionales, colectivos deportivos, asociaciones vecinales... Porque, esta vez, el monstruo ha actuado al lado de nuestra puerta, cobrándose la vida de tres mujeres, trastocando el futuro de dos niños, y dejando desolado en su soledad a un hombre.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Una ola creciente de dolor y rabia