El dislocado mapa de las emergencias

Rosa Estévez
rosa estévez O GROVE / LA VOZ

O GROVE

MARTINA MISER

Mientras los extrabajadores del GES de Valga piden su reapertura, la Xunta afea a O Grove que reclame para sí ese servicio a costa de desproteger a los municipios del Ulla

31 ene 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Desde A Guarda, desde Valdeorras, desde Castro Caldelas... Desde un sinfín de puntos de toda Galicia llegaron ayer a Valga profesionales de las emergencias. Integrantes de los diversos GES en activo de todo el territorio acudían a solidarizarse con quienes, hasta el pasado 31 de diciembre, formaban el servicio que cubría a los municipios del Baixo Ulla. Eran doce personas que se quedaron sin trabajo después de que el Concello, tras un largo conflicto laboral, decidiese desmantelar el servicio. La plantilla, entre lluvia y petardos, advertía ayer que ha presentado una demanda por despido nulo, al considerar que no hay justificación para el cierre del GES de Valga. Quieren ser readmitidos y quieren, sobre todo, que el GES siga operando desde donde lo estaba haciendo.

Se resisten a dar por desmantelado el servicio. Un servicio por el que se ha interesado ya el gobierno local de O Grove, cuyo alcalde, José Cacabelos, se lamentaba amargamente porque la Xunta desestimase su solicitud de reubicar ese grupo de emergencias en la península meca. Desde Vicepresidencia, dieron ayer réplica a las palabras del regidor socialista. Y lo hicieron para recordarle que una comisión de emergencias integrada por la Xunta, la FEGAMP y las diputaciones decidió por unanimidad, el pasado mes de diciembre, «aprobar a designación do Concello de Caldas de Reis como sede do GES que da cobertura aos concellos de Valga, Pontecesures, Catoira, Caldas de Reis e Portas». Se acordó, también, dar traslado de ese acuerdo al municipio afectado, que desde entonces calcula si ese movimiento le interesa o no.

Mientras Caldas deshoja la margarita, los extrabajadores de Valga mantienen viva la esperanza. Y al alcalde de O Grove se la ha quitado de golpe Vicepresidencia, al indicarle que su propuesta de llevarse el GES a O Grove es inviable. «No caso de que este concello fose a sede dese GES, os concellos de Valga, Pontecesures, Catoira, Caldas, Portas e Moraña, distantes do Grove uns sesenta quilómetros, quedarían sen unha atención adecuada».