Los Grovemakers o esa gente que hace cosas

Trece creadores mecos se unen en una asociación para hacer visibles sus productos y llegar a más gente


o grove / la voz

Son jóvenes, son o residen en O Grove, son creativos y tienen un montón de ganas de trabajar y de vivir de su arte. Así que han decidido hacer cierto aquello de que la unión hace la fuerza y han puesto en marcha Grovemakers que, traducido, viene a ser algo así como grovenses que hacen cosas. «Puxémonos en contacto na Festa do Marisco. Fíxose unha mostra de emprendedores e, a partir de aí, fixemos equipo», explica Andrea Menéndez, que se ocupa de presidir esta curiosa asociación de artesanos mecos. Por ahora, son ya trece integrantes que tocan palos muy distintos: desde la fotografía al enmarcado, pasando por la bisutería, la restauración de muebles o el cuidado de colmenas de abejas. Porque en esta curiosa unión hay hueco para todos. Para todos los que tengan ganas de trabajar, claro. Hasta ahora ya han organizado dos mercados en los que vender y dar a conocer sus productos, ambos con notable éxito. Y fueron ellos los que se encargaron de hacer todo, desde el diseño de la promoción hasta los puestos. Son, en realidad, unos verdaderos artistas.

«Os puntos de venda para este tipo de produtos tampouco abundan», reconoce Jenny Martínez. Ella se dedica a la bisutería creativa con conchas y materiales de todo tipo bajo la marca Ruxe. «Miña tataravoa xa era collareira e miña nai herdou o posto así que eu empecei a facer cousas con cunchas e con ganchillo», explica. Por ahora, sus productos solo pueden encontrarse en A Factoría que, curiosamente, es un local que han abierto otros dos integrantes de esta asociación. Sabela Fuente y Xoán Barcala regentan este espacio. La primera se dedica a darle una segunda vida a muebles que nadie quiere, además de que también los restaura a demanda. Xan, en cambio, trabaja el cuero. «Eu, en realidade, estudei restauración arqueolóxica, pero recicleime e agora estou moi feliz. Creo lámpadas a partir de madeiras que atopo na praia ou restauro mobles clásicos por encargo», explica Sabela.

Una fórmula a exportar

Teniendo en cuenta que sus dos primeros mercados han sido un éxito, están pensando en exportar esta fórmula, «saír do Bao para fóra», explica Leticia. Awa es la marca bajo la que crea sus diseños e ilustraciones, que después pinta e imprime en tazas metálicas o en objetos de decoración. «Son souvenirs inspirados en Galicia, con palabras moi típicas de aquí», relata. Ella ha conseguido traspasar algunas fronteras y sus productos se pueden adquirir en varias tiendas de Galicia, pero todavía no es suficiente para vivir. Lo mismo le pasa a Tamara Outeda, que ha creado Cajas Majas. «Hago bolsos casi desde siempre y mi ilusión es poder vivir de ello, pero por ahora tengo que dedicarme a muchas cosas», explica. A lo mismo aspira Antón Otero, de Serigrafía Meu. Empezó haciendo carteles, pero se pasó a las camisetas en las que busca el contacto con la cultura meca. «Vendo por catálogo ou por encargo e sería xenial poder vivir desto, pero non da nin para manterme a min», reconoce.

Aunar esfuerzos es uno de los objetivos de estos Grovemakers, que tienen muchas esperanzas puestas en esta asociación. «La definición de makers es hacer cosas», explica Jenny. «Ao mellor nun futuro, igual nos leva a facer un proxecto grande entre todos», añade Leticia. De hecho, actualmente ya colaboran entre todos ellos. «Mis ilustraciones las enmarca Tami y yo tengo para pintar una funda de pandereta que hizo Xan», explica Andrea. Ella es el alma de Carracuca, una firma de ilustraciones relacionadas con la cultura gallega que se plasman en loza, textil o papel. Ella es también profesora de música tradicional y estudió Bellas Artes. Reconoce que a empresas como las suyas ayudan mucho las Redes Sociales e Internet. Selebrities, por ejemplo, ha conseguido poner sus productos en Australia, Europa y Estados Unidos gracias a una plataforma de venta. «Facemos calcetíns, mochilas, bolsas, sudadeiras...», explican Alba Domínguez y Anxo Meis.

Grovemakers está dando sus primeros pasos todavía, reconocen sus integrantes. Entre ellos hay también una fotógrafa, Nuria Atanes. No es de O Grove, pero aquí se ha instalado para crear Enfocados, un estudio que quiere ofrecer imágenes diferentes, naturales. «Temos moita ilusión na asociación e en facer cousas máis alá do mercado», explica. A su lado está Tami Prieto. Aura Noctis es su marca, que se dedica al enmarcado. «Teño un taller de enmarcado que herdei de miña nai e decidín enfocalo ao que me gusta. Agora enmarco as miñas cousas», relata. Toda vía hay otros dos Grovemakers, que no pudieron venir a esta cita. Son Marco Piñeiro, de As colmenas do meco, y Laura Sáez, de la editorial Pata de Peixe. El primero elabora su propia miel en las colmenas que tiene por O Grove. La segunda edita cuentos infantiles en gallego. Ya ven que, en este heterogéneo grupo, hay actividades para todos, Lo suyo, definitivamente, es hacer cosas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los Grovemakers o esa gente que hace cosas