Mucho «escrito no Grove» hay por leer

La librería Besada homenajea a su tierra con una exposición de textos de una treintena de autores mecos

.

o grove / la voz

Dicen que está todo inventado. Aunque esta afirmación no fuese una exageración, siempre queda una opción: reinventarse. Hay iniciativas que sirven de inspiración para otras igual de interesantes. Y, a riesgo de sonar incongruente, igual de novedosas. Basta con darles un giro para encontrarnos ante propuestas que logren sorprendernos. Es este el caso de «Escrito no Grove», el proyecto llevado a cabo por la librería Besada de O Grove con un firme objetivo: demostrar que en esto de las letras hay mucho vecino con talento. Su propietaria, Alicia Besada, desgrana los motivos que le llevaron a revisar una multitud de obras para sacarlas al escaparate. «Siento gran admiración por mi tierra y no comprendo cuando me dicen que aquí no hay nada. Quiero demostrar que no es así. Vivo rodeada de libros, así que mi propuesta es dar a conocer a la inmensidad de autores que tenemos», señala la librera.

Una lista que no deja de crecer

Puede que el nombre de la exposición les resulte familiar. Alicia se inspiró en un proyecto en el que los protagonistas son películas y no libros: «Feito no Grove», el ciclo de cine que ofreció una selección de filmes rodados en el municipio como el documental «A meca do cine», de Dunia Álvarez. Si quedó demostrado que hay una amplia variedad de material cinematográfico centrado en O Grove, la apuesta de Alicia sorprende a quienes se encuentran con su escaparate por la inmensidad de títulos que contiene. Incluso ella está impresionada. «No dejan de aparecer nuevos autores», señala. La cifra crece rápidamente. En la última charla con Alicia, su librería contaba con obras de hasta 27 autores mecos. A estas hay que sumarles otras tres. No son escritas por vecinos pero sus páginas narran historias allí acontecidas: De O Grove a Cuba, Meco moro agudo y O Grove y su historia son los tres tomos que completan la lista.

Del incremento del número de textos, mucho tienen que ver los vecinos. «Cuando revisé las obras que hay en la librería contabilice hasta doce autores mecos, pero las aportaciones de otras personas han ayudado a que la lista varíe cada día», indica Alicia. Antón Mascato, Juan Sendino, Pío Dalonga, Queco Fresco y Gogue no solo cuentan con libros en la exposición, también se han puesto manos a la obra en la búsqueda de otros talentos que no estaban en la selección con la que comenzó todo. «Es impresionante el interés que está despertando la colección, y lo participativa que está siendo la gente», indica Alicia. De hoy a finales mes, hasta cuando le dedicará a sus conterráneos el escaparte, seguro que irá creciendo. Se muestra satisfecha. Para Alicia hay verdades absolutas, y una de ellas es que «gracias a los escritores hay libros. Y, sin libros, no sabríamos nada. Hay que darles la importancia que tienen». Cuando dice nada, es porque en las obras hay de todo. Ficción, política, fútbol, poesía y una infinidad de temáticas que le dan la razón cuando defiende la riqueza cultural de su tierra.

Entre los tomos se puede encontrar un poco de todo: desde ficción hasta política y fútbol

«Gracias a los escritores hay libros. Y sin libros no sabríamos nada», dice Alicia

Un espacio que ofrece las mejores recomendaciones desde los años 50

Al hablar de la exposición, resulta imposible no mover el foco durante un instante para enfocar el espacio en el que se desarrolla. La librería Besada es un negocio familiar en el que los libros se llevan apilando en sus estanterías desde los años cincuenta. Fueron los padres de Alicia, José Besada Álvarez y Marcelina Fernández Mascato, quienes abrieron sus puertas en el 1955. Lo hicieron casi una década después de abrir su propia imprenta. Con el cambio de ubicación de esta, nació la librería, el lugar en el que Alicia creció y se dejó hipnotizar por sus historias. Unas historias en las que, durante este mes de enero, dará protagonismo a las de O Grove, donde ella descubrió tantas otras.

«Anduriña», la obra de Jaime Solá Mestre, tiene más de cien años de vida

Xoán González Millán, licenciado en Filosofía y doctorado en literaturas hispánicas en la City University of New York; Manuel Lueiro Rey, cuyo nombre recibió la casa de la cultura; y Teresa González, premio Merlín de literatura infantil 2010, son algunos de los autores mecos que cuentan con obras en la exposición. La lista es larga y resulta imposible citar a todos, pero hay un libro sobre el que es inevitable posar la vista: Anduriña, una aportación que le prestó el historiador Francisco Meis. El ejemplar de la obra de Jaime Solá Mestre que estará hasta finales de mes en la librería corresponde a su segunda edición, en 1924. Este pequeño tesoro cuenta ya con más de cien años de vida: se publicó por primera vez en 1917.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Mucho «escrito no Grove» hay por leer