Do cantar de cego do Santa Isabel

Avelino Ochoa
Avelino Ochoa O GROVE / LA VOZ

AROUSA

O orixinal, que lembra a traxedia ocorrida en Sálvora, pertence á colección particular de Juan Francisco Vidal

11 oct 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

En xullo de 1982 coñecín a María Fernández Oujo, a última heroína de Sálvora. Falei con ela en Aguiño unha mañá enteira e o 1 de agosto publiquei nas páxinas centrais da revista Antena Dominical, que se entregaba con La Voz, unha subxectiva reportaxe sobre a proeza desta muller valente no temporal da madrugada do 2 de xaneiro de 1921, salvando náufragos do vapor Santa Isabel. Ela non se consideraba heroína, desgustáballe recordar a fazaña e lembraba que non quería subir os náufragos a bordo para que a dorna non dera volta de quilla, senón que, por consello dun vello mariñeiro, pedíralles con firmeza que se agarrasen ás regalas e ás rabeiras para ilos levando a terra.

A piques de cumprise os cen anos do desastre e coincidindo coa estrea de La isla de las mentiras, o historiador Juan Francisco Vidal entregoume un facsímile do orixinal que conserva seu pai, dun romance inédito de 1921, de autoría de Domingo Simil, en catorce cuartillas. No magnífico libro de Xosé María Fernández Pazos, (Sálvora: memoria dun naufraxio, a traxedia do Santa Isabel, ed. Coordenadas, 1998) recóllese unha versión semellante, como cantar de cego, que eran trobas rimadas, cantadas ou recitadas de pobo en pobo como xeito de transmisión de sucesos destacados. Esta describe polo miúdo o naufraxio do Santa Isabel e ten o valor de dar testemuño contemporáneo da maior traxedia marítima de Galicia. Aí van algunha das coplas, respectando a grafía orixinal: «Ho que dia desgraciado/ fue el día 2 de enero / que en las rías bajas / dejó tan triste recuerdo (…) el vapor Santa Isabel / era un varco muy moderno / y benía de Bilbao/ muy cargado de viajeros (…) carga para la Argentina / a muchísimos viajeros / de La Coruña han salido / el día uno de enero / ala una de la tarde/ camino del cementerio / que así le llaman al sitio / donde ocurrió el siniestro (…) en la isla de Salvora / ho maldita marejada / le lleva contra el peñasco / donde ninguno se salva / viendo tan grande peligro / toda la jente asustada / desde el mismo camarote / auxilio al cielo clamaba / muchas claman por sus madres / viendo la muerte cercana / y otros piden clemencia / a la virjen soberana (…) valgame el cielo devino / que hora tan desgraciada / fue el día 2 de enero / a las 2 de la mañana / hoy en España se encuentran / de luto muchas familias / porque allí han perdido / las prendas que mas querian / mas de dos cientas familias (…) tres mujeres de salbora / tripulando unas dornas / salvaron muchos pasajeros / de aogarse en las olas / dan remolque a un bote / estas valientes mujeres / salbando de esta forma / mas que treinta y dos seres (…) los nombres de estas mujeres / debían estar escritos / en las puertas de los templos / por sus tan grandes servicios (…) llegando a reconocer / a varios hijos sus madres / valgame la virgen santa / que llantos no aberia / al ver tantos viajeros / y todos ellos sin vida (…) en este cuadro tan triste / muchas madres se encontraban / que abrazando a sus hijos / entre las olas flotaban (…) en gijón y en Coruña / y muchos pueblos de España / reina luto y tristeza / por tan grandiosa desgracia».