¡Qué poco nos pone A Compostela!

Los vilagarcianos criticamos mucho una playa que es la envidia de muchos


Vilagarcía / La Voz

La imagen salió en unos de estos programas de zapping, que tantos réditos están dando a las televisiones. Se veía a una reportera en la playa, que es a donde mandan ahora las televisiones a sus reporteros. Era en el Mediterráneo y en cuanto enfocaron a los pies de la periodista se vio el agua de un color que si sucede aquí habríamos pedido la dimisión del alcalde y de la presidenta de la Diputación, como mínimo. Un tono chocolate que hacía que A Compostela en uno de sus peores días pareciera la playa aquella de Leonardo di Caprio. La culpa era de la arena, claro, como aquí, pero allí no era motivo de discusión.

El problema es que aquí estamos mal acostumbrados. Tenemos un arenal en el centro del pueblo, del que la mayoría de los vilagarcianos renegamos. No nos gustaba cuando no había arena, porque cuando subía la marea había que escapar al parque, y no nos gusta ahora que la tiene porque le echaron «arena de río» y el agua se pone turbia cuando la remueven. No nos gusta cuando hace viento, porque se forman remolinos con la arena esa que se levanta, y no nos gusta cuando no lo hace porque esa playa es un horno. No nos gusta porque la pradera esa está llena de pinchos y tampoco nos gusta porque la zona de juegos para los niños está muy lejos de la orilla y no podemos vigilarlos. Y quién se va a poner a jugar al fútbol en plena playa, para qué habrán puesto esas porterías ahí. No nos gusta y no vamos salvo que no tengamos más remedio, pero resulta que sí le gusta a mucha gente, porque los trenes vienen llenos de compostelanos a su playa. Celosos ellos de tener un arenal a cinco minutos andando. Y en esas estamos. Ha sido así siempre. A Compostela nunca nos puso. Es verdad que hay grandes defensores del arenal, y es aún más verdad que esa playa en cualquier otro zona, sería un motivo de orgullo para sus habitantes. Aquí no, aquí rajamos de ella siempre que podemos. Ahora bien, en un día como el de ayer la tomamos al asalto. Y ni siquiera nos parece importar que el baño esté desaconsejado estos días por los análisis del agua.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

¡Qué poco nos pone A Compostela!