Papi, ¿qué es «una» ERTE?

Está comprobado es que los chavales, de cualquier edad, manejan bastante más información de lo que pensamos


Vilagarcía / La Voz

Andamos muy preocupados por si nos espía Google o Facebook y, a veces, es cierto que la inteligencia artificial consigue cosas asombrosas y da la impresión de que te escuchan. Bueno, seguramente lo harán. Así que es mejor no preocuparse. No sabemos si Siri, Alexa y compañía nos espían. Lo que sí está comprobado es que los chavales, de cualquier edad, manejan bastante más información de lo que pensamos. El jueves, sin ir más lejos, una cuadrilla de adolescentes se recorrió Vilagarcía porque habían oído que Santiago Abascal iba a andar por estos lares. Tranquilos, no iban a pedirle un autógrafo, más bien todo lo contrario. Hay una generación que, a menos que se estropee en el camino, tiene relativamente claro la importancia del feminismo, del no al racismo y demás. Alguna, o varias. Algo se está haciendo bien en ese aspecto, aunque a veces parezca lo contrario. O aunque haya mayores que intenten que no se haga. Que de todo hay, desgraciadamente. No estuvo el jueves Abascal en Vilagarcía, pero ellos habían oído campanas.

Las campanas las oyen también los más pequeños, que tienen a mano una capacidad de información descomunal. Mucho mayor de la que teníamos nosotros, sin duda, y que guardan entre sus tareas de aprendizaje saber discernir entre lo fetén y lo chungo. Muchas veces lo consiguen. Otras no. Y lo mejor, y a veces lo más simpático, es cuando tienen dudas. Antón, por ejemplo, barrenó mucho sobre la excepción que en el estado de alarma se hizo con el fútbol. Hacía preguntas lógicas, que merecerían que el propio Fernando Simón las contestara. Por cierto, molaría una encuesta entre los niños para saber qué opinión tienen de Fernando Simón. Estoy convencido de que la mayoría lo conocen. Y que es probable que les caiga bien. Pero regresemos a las preguntas de los niños. Esta la escuché en una cafetería. En una mesa estaban sentados dos hombres con dos niños a media mañana. Y, de repente, la niña más pequeña levantó la voz para preguntar: «Papi, ¿qué es una ERTE?». Algo había escuchado, y quizás no era bueno. No me interesó la respuesta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Papi, ¿qué es «una» ERTE?