¿Cómo acabará la fiesta en Cuxhaven?

El Concello de Cambados anuncia que tomará medidas para defender la Festa do Albariño y José Ramón Abal sostiene que no hay limitaciones legales para esta cita. Durán circunscribe la polémica en un «berrinche infantil» de la alcaldesa cambadesa y la invita a acudir a una consulta psiquiátrica


cambados / la voz

Cuxhaven (Alemania) puede celebrar su fiesta del albariño. Lo afirma el concejal de Cambados Pode, José Ramón Abal, en respuesta a las críticas vertidas por el gobierno cambadés el pasado miércoles. «Están facendo un ridículo internacional. A Festa do Albariño é unha marca rexistrada na oficina de patentes española, non ten cobertura no resto dos países europeos e, polo tanto, pódese celebrar a segunda edición da festa do albariño en Alemaña sen ningún tipo de repercusión xurídica nin legal», indicó.

El gobierno local ya advirtió de que tomará las medidas legales necesarias para proteger la marca de la Festa do Albariño teniendo en cuenta que el evento que preparan en Cuxhaven no cuenta con su autorización. Temen que se pueda perjudicar la imagen y el prestigio del buque insignia de Cambados y cargaron las tintas contra el Concello de Vilanova y Pode -que participan en la organización del evento- por «usurpar» unas funciones que no le corresponden.

A José Ramón Abal le tocó participar en la organización de la primera edición, en 2018, porque entonces era concejal de Enoturismo, y en 2020 -aunque está en la oposición-, sigue al frente porque así se lo pidieron desde el Centro Gallego de Cuxhaven, según afirma.

Él aporta la experiencia ganada en la primera edición a la hora de contactar con las bodegas de Rías Baixas y el Concello de Vilanova participa en esta entente en calidad de municipio hermanado con la localidad germana. En Cambados hablan de deslealtad y de falta de respeto institucional -porque la primera edición estuvo organizada por la Mancomunidade do Salnés- mientras Abal pide que no se pongan trabas «porque é oportunidade para promocionar o albariño en Alemaña, con todo o que está pasando cos aranceis en Estados Unidos e co Brexit no Reino Unido». Y porque hay muchos emigrantes gallegos y familiares a los que les hace ilusión una cita que les permite asomarse a los sabores y sonidos de su tierra, añade.

La previsión es celebrar esta fiesta del albariño a la germana el 4 de julio -aunque todo lo que está ocurriendo con el coronavirus podría obligar a aplazarla- y que se aderece con una degustación de productos gastronómicos como el mejillón, aunque está por ver cual será el próximo paso que adopte el gobierno de Cambados y si las medidas anunciadas impedirán el brindis con albariño en Cuxhaven.

En esta controversia no solo se habla de vino. También entra en juego la política.

El bipartito cree que la alianza entre José Ramón Abal y el alcalde vilanovés, Gonzalo Durán, obedece a una maniobra dentro de las luchas internas del PP en la comarca y el edil de Vilariño llevará este debate al pleno mediante una moción por la que pedirá el apoyo del Concello de Cambados a la fiesta. Entre tanto, su discurso es de trazo grueso.

«Son unha panda de incompetentes e ineptos, se non están preparados para a política, o mellor que poden facer é dimitir e dedicarse a outra cousa», señaló en alusión a sus otrora socios de gobierno. «Eu vou ser leal a Cambados e ao sector do viño», afirma Abal.

Reacción de Durán

El alcalde de Vilanova también terció en la polémica para reprochar la actitud de la alcaldesa de Cambados, a la que acusa de actuar por un «berrinche infantil». «Que no ensucie a la gente de la emigración, no ofendamos a una gente que lleva cuarenta años trabajando fuera de nuestra tierra». Durán cree que la colaboración de Vilanova en esta fiesta está más que justificada y anunció su «total apoyo y absoluto» a las iniciativas del Centro gallego de Cuxhaven, «se llame como se llamen». 

Respecto a las declaraciones del gobierno local de Cambados, por las que circunscribe la alianza de Gonzalo Durán y José Ramón Abal a los conflictos internos del PP en la comarca, el alcalde de Vilanova responde de forma contundente. «Tienen que ir a mirárselo. Yo me llevo bien con la gente del PP de la comarca, pero es que con Luis Aragunde, no es que me lleve bien, es que es mi amigo. Eso es una tontería. Si tiene algún problema psiquiátrico la alcaldesa de Cambados, que se lo mire en consulta», señaló.

«Fue Fátima Abal la que puso al frente de todo eso a José Ramón Abal, ¿no fue ella la que lo hizo concejal de Enoturismo? ¿Es raro que el club gallego de Cuxhaven llame ahora a José Ramón Abal, quién fue el coordinador de la fiesta hace dos años?», añadió el regidor popular.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

¿Cómo acabará la fiesta en Cuxhaven?