Buscando la suerte del gordo hasta el último momento

La lluvia ha restado afluencia a las administraciones, que hoy alargan la jornada hasta la noche


Vilagarcía / la voz

Si no se ha hecho con lotería de Navidad todavía tiene tiempo hoy hasta las diez y media de la noche. A esa hora se cierra la venta y las administraciones tendrán que bajar la ventanilla. Hasta unos minutos antes aún habrá loteros que atiendan al público, porque el 21 de diciembre toca hacer horas extra y, ya puestos, «sempre deixamos algún décimo para os que veñen a última hora», explica Manuel Núñez, desde la administración de A Illa. Siempre hay algún rezagado y suelen ser personas que no acostumbran a jugar. Pero en Navidad prueban a tentar a la suerte por aquello de no ser menos que el vecino y porque ¿quién se resigna a no soñar?

En la víspera del gordo tampoco falta el supersticioso que espera al último día para hacerse con «ese número que nadie quiere», según relata Eugenia Breijo, desde el puesto de venta del Centro Comercial Arousa.

Como dice el anuncio, hay muchas historias detrás del sorteo más esperado del año. Por ejemplo, en A Illa no paran estos días de recibir llamadas desde Extremadura pidiendo un número que alguien dijo que iba a tocar y están buscando desesperadamente. Sigue habiendo mucho de eso; visionarios que vaticinan que el Gordo caerá en tal o cual número y logra movilizar al personal. Y por supuesto, sin adivinos de por medio, tampoco falta quien rastrea por toda España ese número que coincide con una fecha especial o lleva jugando toda la vida y resulta que solo puede encontrarlo en la otra esquina del país. Es el caso de una empresas de transportes de Madrid, que se ha puesto en contacto con la administración de San Roque de Vilagarcía para conseguir su número fetiche. En estos casos no sirve la máquina, porque la venta por este sistema es limitada y tampoco garantiza la disponibilidad de todos los números que van al bombo.

Lo que a estas alturas es imposible de comprar es una terminación en 13. Ocurre todos los años. El 13 voló, ya en verano. En el ránking de las más solicitadas le siguen las terminaciones en 7 y en 5, y, como no, el 69 y la cifra del año, que esta vez corresponde al 19.

Estas últimas horas son de trabajo frenético en las administraciones. Por las ventas y porque es el momento de recibir las devoluciones de esos números que han distribuido asociaciones de vecinos, bares, comisiones de fiestas y demás, ya sea en forma de décimo o en participaciones de cinco euros, con un euro de comisión, para ayudar a la excursión del fin de curso de turno.

En general, las ventas en este 2019 han sido buenas, según constatan los loteros, aunque este mes hubo menos colas en ventanilla respecto a otros años. La lluvia no es un buen aliado para el negocio. «Hasta esta semana hubo menos gente por el mal tiempo», explica Carlos Cores, desde la administración de San Roque. «O mal tempo afecta», abunda Xoán da Cruz Martínez, desde Cambados.

Pero los fieles nunca fallan. En el caso de la administración de lotería número 1 de la villa del albariño, ya Marina despachaba hace cuatro décadas el 24286 a los vendedores de la plaza de abastos y la tradición sigue hoy con su hijo. «Se toca este número, quédase practicamente todo en Cambados», indica.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Buscando la suerte del gordo hasta el último momento