La fiesta de la democracia en la que siempre ganan todos

Las reacciones a los resultados de las generales inciden en las virtudes propias, salvo Ciudadanos y su hecatombe


vilagarcía / la voz

Siempre pasa igual. La resaca de los resultados de las elecciones es una resaca feliz. Es el maravilloso día después porque los resultados electorales no dejan de ser números y con los números se pueden hacer maravillas aunque sean negativos. Esta vez ha vuelto a suceder. Hay unanimidad en que todo, con más o menos puntualizaciones, ha ido de la mejor manera. Salvo en Ciudadanos, claro. Ahí la noche electoral fue demasiada dura y el mal cuerpo tardará tantos días en desaparecer como si hubieran mezclado el día anterior unas buenas copas de sol y sombra con crema de orujo o, mejor aún, con licor de ortigas, que quizás sería más adecuada en este caso.

«Un de cada tres vilagarciáns quere que Pedro Sánchez sexa presidente do Goberno», apunta el alcalde Alberto Varela (PSOE) en un primer ejemplo de las virtudes del manejo de los números porque explica tal aseveración por el hecho de que los socialistas consiguieron el 33,2 % de los votos. No es el único que los lleva a su jardín. También lo hace Elena Suárez (PP): «En Vilagarcía subimos cinco puntos porcentuales y alrededor de cuatrocientos votos. El PSOE pierde unos 900. Ambos datos reflejan que los vilagarcianos pierden confianza en los socialistas», concluye la que fue número cuatro en la lista de los populares al Congreso.

La «preocupante» abstención

Con los números juega también Verónica Hermida (Galicia en Común-Unidas Podemos) cuando justifica la bajada en votos que tuvo su formación con respecto a los comicios de abril por «a baixada da participación», que perjudicó a los partidos de izquierda, según afirma la número cuatro de la lista que encabezaba Yolanda Díaz. En este asunto, el del crecimiento de la abstención, incide también el alcalde de O Grove. José Antonio Cacabelos reconoce que es «preocupante» que votase un 10 % menos de ciudadanos, aunque claro, el optimismo nunca hay que abandonarlo: «Sacámoslle once puntos ao seguinte partido. Mesmo subimos en porcentaxe», apunta el regidor grovense.

El BNG también hizo su análisis de los números. Manolo Domínguez es su responsable comarcal y resalta, por ejemplo, los de Cambados, donde reconoce que tenían ciertas reservas a cómo hubiera podido caer entre sus votantes la decisión de no entrar en el gobierno local. Allí, como en varios otras localidades de la comarca de O Salnés, el porcentaje de votos «foi superior á media provincial».

Dos mil votos volatilizados

Este optimismo prácticamente unánime no se puede sostener, evidentemente, en Ciudadanos. David Oliveira, concejal en Vilagarcía de la formación naranja, reconoce que el batacazo es dramático. Aquí es muy complicado encontrar algún argumento positivo al que abrazarse porque la formación naranja había obtenido en los comicios de abril cerca de tres mil votos (2.734, un 12,3 %) a apenas (899, un 4,57 %). Son cerca de dos mil votos los que se la escaparon a la formación naranja en la ciudad en cuatro meses. Y no es fácil encontrar a dónde han podido ir, así que desmontando el argumento del otro lado de la acera, la abstención no solo perjudicó a la izquierda. Aún así, todavía queda un resquicio al que se agarra David Oliveira: «La caída se repitió en todos los concellos».

«Es un día duro. No hemos sabido transmitir el mensaje»

Del batacazo que se pegó Ciudadanos en toda España no se libró tampoco la comarca de O Salnés. «Fue un día muy duro, Toca hacer autocrítica, buscar los errores y tratar de corregirlos», apunta David Oliveira. Para el concejal de Ciudadanos en Vilagarcía, la clave de la hecatombe es clara: «No hemos sabido transmitir el mensaje», dice el edil naranja. Y no se anda con paños calientes a la hora de explicar los resultados en la ciudad de la que es concejal. «Como responsable que soy de Ciudadanos en Vilagarcía tengo que asumir la crítica», apunta. Tiene muy claro también cuál va a ser la fórmula que va a utilizar para intentar revertir la situación: «Trabajaremos aún con más ganas».

«Teremos presenza en Madrid e parámoslle os pés ao fascismo»

Manolo Domínguez, responsable comarcal del BNG en O Salnés, habla de «satisfacción moderada». En la formación nacionalista no ocultan su alegría por la posibilidad de regresar al Congreso. «Teremos presenza en Madrid e parámoslle os pés ao fascismo», apunta Domínguez, pues ese diputado por la provincia de A Coruña se lo disputaban el Bloque y Vox. Porque en el BNG expresan sin remilgos su preocupación por el auge de la formación de extrema derecha que, asegura Domínguez, no ha tenido problemas en presentar sus propuestas con un total descaro. Domínguez confía en que esa irrupción, bien visible también en O Salnés, sea circunstancial, «unha moda», apunta.

«Estamos consolidados como a terceira forza da provincia»

Para Verónica Hermida, número cuatro en la lista de Galicia En Común Unidas Podemos, el 10N dejó sensaciones «positivas e negativas». Entre estas últimas destaca la bajada en la participación, que sostiene que perjudicó a su formación, y en cuanto a los aspectos positivos, la consolidación de la formación que representa como «a terceira forza da provincia», aunque, a continuación expresa también su preocupación porque Vox se haya convertido en la cuarta tanto a nivel provincial como en Vilagarcía. Una preocupación que extiende a lo que pueda suceder en las próximas elecciones autonómicas en las que confía en que se ponga el punto y final «a dez anos perdidos para Galicia con Feijoo».

«Tenemos margen de mejora, pero también claro que este es el camino»

Cualquier cosa para el PP que no fuera incrementar sus apoyos en Vilagarcía, donde en las elecciones de abril tocaron suelo con un 23 % de los votos, habría sido una sorpresa. Otra cosa es valorar si ese crecimiento es suficiente para esbozar una sonrisa. «En Pontevedra hemos crecido en un diputado y un senador. Es un gran resultado», dice Elena Suárez, que no parece tener dudas al respecto de la cuestión. Y sostiene la popular que parecen haber encontrado la fórmula. «Tenemos todavía margen de mejora y de seguir creciendo, pero tenemos claro que este es el camino», apunta. Por último, bajando al ruedo vilagarciano, Suárez subraya el hecho de que los populares ganaran en diez mesas de Vilagarcía.

«En Vilagarcía tivemos uns resultados case idénticos aos de abril»

Alberto Varela no tiene dudas: «O que resultados din é que o PSOE volveu gañar as eleccións en España e tamén en Vilagarcía», afirma el regidor socialista. Varela Paz apunta a la abstención como uno de los titulares del 10N y señala a la que considera una de las principales causas que la explican: «O cansazo dos electores pola concentración de procesos electorais nos últimos anos». Esa bajada de participación, que en Vilagarcía fue de 8 puntos, es la que explicaría, en su opinión, la merma de votos (alrededor de 900) con respecto a lo sucedido hace cuatro meses, pero también subraya el alcalde vilagarciano que en cuanto al porcentaje de sufragios recibidos por el PSOE la caída es «inapreciable, dun 0,15 %.».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La fiesta de la democracia en la que siempre ganan todos