Sandra Delaporte: «No, la electrónica no es la ruta del bakalao»

El concierto será hoy, a las 20 horas, en el Náutico


A día de hoy quizá sean Delaporte el mejor exponente del nuevo pop electrónico que se hace en España. Conectado por un lado con las tendencias electrónicas centroeuropeas y por el otro con los contemporáneos sonidos de raíz latinoamericanos. Hoy, a las 20 h, se auparán por primera vez al escenario del Náutico.

-¿Cómo es un directo de Delaporte?

-Muy divertidos y muy energéticos. Si la gente está dispuesta a bailar improvisamos y abrimos mucho los temas.

-En España aún existen muchos prejuicios respecto a la música electrónica.

-Porque no tenemos la tradición que tienen países como Francia o Alemania. Aquí todavía se asocia a la ruta del bakalao. La gente se ha quedado en ese estereotipo. Y no es así.

-De la vuestra se ha dicho que es una electrónica «elegante».

-Ojalá sea así. Desde luego no es alocada. Intentamos que tenga un sello propio.

-¿Están las nuevas tendencias musicales latinoamericanas entre vuestras influencias?

-Por supuesto. Nos sentimos muy identificados con toda esa nueva onda que pueden representar Bomba Estéreo, Ximena Sariñana o Mon Laferte. Son una inspiración. Y encima son mujeres. ¡Chapó!

-También hay bastantes referencias a las músicas urbanas. Sin embargo recientemente has dicho que el trap está agotado.

-Al principio me pareció un género interesante. Por su sonido, por su estética... Pero a día de hoy no me inspira. Tienen que evolucionar en otra dirección. Para mí el trap ha muerto como influencia. Todo lo que dicen ya lo he oído.

-No es habitual que los grupos de pop electrónico cuiden las letras como lo hace Delaporte.

-Buscamos que los temas tengan una sensibilidad especial. Y eso se lo dan las letras.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Sandra Delaporte: «No, la electrónica no es la ruta del bakalao»