La Reconquista de la Panorama

La popular orquesta consigue llevar la cultura gallega de la verbena al sur del Tajo


redacción / la voz

La Panorama y la cultura gallega de la verbena avanzan hacia el sur de España. Las campañas veraniegas de la popular orquesta llegaban hasta ahora a localidades salmantinas como Guijuelo, Peñaranda de Bracamonte y Santa Marta de Tormes, pero el año pasado conquistaron el norte de Extremadura y en esta campaña han consolidado posiciones en la comarca de la Vera y han saltado, por fin, el Tajo y llegado hasta Cáceres.

Se puede establecer un curioso paralelismo entre las campañas reconquistadoras de verano del rey Alfonso VIII de Galicia y León, que es considerado Alfonso IX en Castilla, y las campañas estivales de la Panorama. La orquesta número uno de Galicia, según la encuesta de La Voz (31.413 votos) y la App Orquestas (20.727 puntos), triunfaba desde hace años en Asturias y León. Después, verano a verano, como las mesnadas del rey Alfonso, la Panorama fue tomando posiciones en el Duero (Tordesillas, Toro) y saltó al sur del río machadiano, llegando hasta Guijuelo, donde ya son fijos en las fiestas de agosto (tocaron allí el pasado día 13). Pero faltaba Extremadura, una región difícil donde la cultura verbenera es muy tradicional: media docena de músicos en el estrado y medio centenar de paisanos bailando “agarraos”. Pero nada puede con la Panorama.

Malpartida de Cáceres es un pueblo de 4.000 habitantes situado a diez minutos de la capital de la provincia. Es lunes 12 de agosto y son las 12 de la noche. En un recinto vallado, se reúnen 2.000 personas (cifra facilitada por la organización y comprobada in situ). Han pagado 5 euros en venta anticipada o 10 en taquilla para asistir a lo que se anuncia como un gran espectáculo, pero que la mayoría no sabe bien de qué se trata.

Los rumores por el pueblo hablan de algo especial porque la orquesta de esta noche trae cuatro tráileres y por aquí, lo normal es una furgoneta y un estrado desnudo de 10x5. El público mira sorprendido la mole que tienen enfrente, un escenario que, dicen los más viajados, solo han visto en los conciertos de los Rolling. De pronto, la noche estalla, un fulgor galáctico deslumbra a la concurrencia, un sonido magnífico envuelve sin atronar ni desafinar, un asombroso ir y venir de artistas, que salen por lo alto, por el fondo, por los lados y desde el cielo provoca un abrir de bocas que ya no se cierran hasta bien entrada la madrugada. El alucine general es resumido por Sebastián, un caballero sexagenario que no deja de moverse desde el minuto uno: «No me esperaba esto. Nunca había visto nada igual». Punto.

En 2018, la Panorama traspasó la sierra de Gredos y tocó en Jaraíz de la Vera. Aquella primera incursión en la provincia de Cáceres fue en septiembre y reunió a 1.800 personas. Pero quienes estuvieron en el bautizo cacereño de la Panorama no dejaron de hablar durante todo el año de aquel espectáculo que los dejó boquiabiertos durante tres horas y quisieron más. Este año, la Panorama repitió en Jaraíz, pero en fecha grande, de las de 20.000 euros por lo menos: domingo 11 de agosto. Y el show arrasó: prácticamente se dobló la asistencia. Al día siguiente, la Reconquista de la Panorama avanzó un poco más hacia el sur del Tajo para tomar Malpartida de Cáceres y la capital en un primar asalto que todo el mundo comenta. «Lo que os habéis perdido», resumen quienes estuvieron allí y luego intentan describir una locura nunca vista.

Jaime Reyes se llama el organizador con olfato capaz de llevar la Panorama al sur del Tajo. «En Jaraíz, este segundo año hemos metido 1.200 personas más. En Malpartida, ha estado muy bien. Los de la Panorama alucinaban al ver cómo se entregaba el público en su primer concierto. Si este año había 2.000, el que viene, doblamos», resume.

Y es verdad que Lito Garrido, hace 30 años tocando sobre dos remolques de tractor en Verín y hoy moviendo masas desde cuatro tráileres en Cáceres, manejó la noche con solvencia imparable. Los malpartideños agitaban los globos «panorámicos» sin parar, saltaban en «La hora loca» y hasta parecían entender expresiones castizas gallegas como: «Vai calenta-lo puré».

En Cáceres, la Panorama sonaba vagamente porque, en unas fiestas de Monforte, la extremeña Soraya Arnelas sustituyó a la orquesta en un intento municipal de luchar contra lo que consideraban una imposición de Ángel Pérez (Espectáculos Lito), que contraprogramó llevando a la Panorama a mitad de precio (9.000 euros) a la vecina localidad de Sober. Este año, la Panorama había vuelto a ser noticia por haber sustituido a Rosalía en el concierto central de las fiestas de Valladolid y haber reunido a 22.000 personas en la Plaza Mayor. Pero faltaba la Reconquista definitiva: ver, escuchar y alucinar con Lito Garrido, Fátima Pego y compañía en directo.

En 1229, el rey Alfonso VIII de Galicia reconquistó Cáceres, al año siguiente, tomó Mérida y Badajoz, después, satisfecho, regresó a Galicia, murió por el camino, en Sarria, y está enterrado en la Catedral de Santiago. En 2019, la Panorama ha conquistado Cáceres y ha regresado a Galicia, pero no para fenecer, sino para reinar: el viernes, en Monforte; ayer, en Caldas; hoy domingo, en Portonovo y mañana, en Melide.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

La Reconquista de la Panorama