Un berberecho que vale su peso en oro

Las principales conserveras gallegas y algunas foráneas se rifan el bivalvo de Noia, que en el inicio de la campaña marisquera cotiza al alza en las lonjas de O Freixo y Testal


Noia / La Voz

La campaña marisquera de Noia no ha hecho más que empezar y, aunque el balance de la

«Entre os compradores hai algunhas caras novas, e vese que teñen ganas do noso produto»

 

M. Gómez

La campaña ha arrancado con mejores resultados de lo esperado, con un incremento de las capturas con respecto al año pasado, pero también con mejores precios, algo que para el patrón mayor, Santiago Cruz tiene una explicación principal: «Hai moita demanda. Xa antes de empezar a campaña eu persoalmente falei cos compradores e case todos estaban agardando polo noso berberecho. Iso nótase agora nas poxas».

Cruz no oculta su satisfacción por el buen pie con el que ha comenzado la actividad en las concesiones de la cofradía noiesa: «Estamos moi contentos, o marisco vale ben e hai berberecho bastante. Apareceu máis de primeira e segunda categoría do que pensabamos, e vese moita cría, que tamén é importante». En este sentido, el patrón mayor señala que la decisión de adelantar el inicio de la actividad extractiva al pasado día 10 ha sido todo un acierto, y, de momento, no se vislumbran amenazas importantes en el horizonte: «Estamos tomando mostras e de momento os niveis de toxina están moi baixos».

La marea roja es imprevisible y el dirigente asume que será difícil que se libren de ella, pero mientras tanto se felicita por que los productores están logrando llevar a tierra los cupos asignados y por unos precios más que aceptables: «Entre os compradores hai algunhas caras novas, e vese que teñen ganas do noso produto. Están todos moi atentos para parar a poxa e levar o marisco».

primera semana de actividad es positivo, todavía es pronto para hacer una valoración. Sin embargo, lo que sí puede afirmarse con rotundidad ya a estas alturas es que el berberecho salido de las concesiones de la cofradía noiesa vale su peso en oro, como demuestra el hecho de que los compradores se lo rifen y estén dispuestos a pagar por él precios que van hasta los 6,35 euros que llegó a alcanzar el de cuarta categoría, o más de siete por el de tercera, dos euros por encima de su cotización media habitual.

A estas alturas de la campaña, el principal mercado del bivalvo noiés está en las fábricas conserveras, que esperaban como agua de mayo la apertura de una campaña que se ha adelantado en un intento de minimizar el impacto que podría tener para los productores un posible episodio de toxina. La demanda que tiene el marisco de Noia -más de una treintena de compradores se citan cada día en las lonjas de Testal y O Freixo- tira de los precios, y llegar a los casi 16 euros que se han pagado por el berberecho de primera categoría durante la primera semana de actividad está al alcance de pocos bolsillos, de manera que son las grandes industrias transformadoras gallegas las que acaban llevándose el preciado marisco.

A Noia arriban a diario compradores llegados de distintos puntos de Galicia, entre ellos la orilla sur de la ría de Arousa, pero también de fuera, y uno de los grandes clientes de la cofradía de Noia en la actualidad tiene su base en Cataluña. Hasta finales de noviembre y diciembre, la conserva seguirá siendo el principal destino del berberecho noiés, una industria que cuenta con un amplio mercado internacional que lleva a comercializar el producto de bancos naturales como el de A Misela en países como Francia o Italia, además de por las principales ciudades España.

Producto «gourmet»

Una empresa radicada en O Salnés es uno de los habituales en las subastas de O Freixo y Testal, a donde acuden en busca del berberecho de primera categoría para elaborar productos gourmet enlatados manualmente. En su caso tienen claro por qué compran en Noia «desde sempre»: «Para a nosa marca seleccionamos produtos cunha procedencia de alto valor gastronómico e consideramos que Noia é probablemente a mellor zona do mundo para o cultivo do berberecho».

En cada una de sus latas se introducen a mano, una a una, entre 18 y 24 piezas, con una cobertura natural en la que todo el protagonismo es para el berberecho: «Estamos moi orgullosos de elaborar un produto galego de moito valor engadido e moi recoñecido internacionalmente».

Además de la calidad del marisco, los compradores también valoran el cuidado con el que se trata al bivalvo en Noia y el trabajo de clasificación que se realiza para garantizar que el molusco que llega a las fábricas es el de mejor calidad.

Para fresco

La venta de berberecho para fresco se concentra, sobre todo, a partir de noviembre y diciembre, cuando la industria conservera ya está suficientemente surtida y baja la demanda, pero el caso de la almeja es distinto.

Desde el inicio de la campaña, la fina, con un precio medio de 71,72 euros y que llegó a superar los 77, tiene como destino final, principalmente, restaurantes del País Vasco.

Naciones Unidas reconoce el modelo de gestión de la cofradía noiesa

La Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación (FAO) también ha puesto sus miras en el berberecho de Noia y, más concretamente, en el sistema de gestión de la cofradía, que ha sido reconocido por esta institución como un modelo a seguir.

En este contexto, se ha invitado a la cofradía noiesa a participar en un encuentro internacional para explicar un modelo de gestión que ha sido elegido como un caso de estudio de éxito a nivel mundial que encaja en las directrices de la FAO para la sostenibilidad de la pesca a pequeña escala.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un berberecho que vale su peso en oro