Un ambiente amable y seguro

R.E.
Vilagarcía/ La voz

El bautizado como Festival das Linguas es toda una invitación a la unión de las diferentes culturas. Aquí no tienen cabida ningún tipo de discriminación, ni tampoco el mal rollo. Si te tropiezas con alguien, te devuelven una sonrisa y si, por casualidad, alguien se intenta colar, el posible conflicto se convierte en risas. Y esto es algo que no solo es latente entre el público que asiste, si no también es transmitido por los propios artistas desde lo alto del escenario. Sin embargo, el buen ambiente se extiende más allá de los conciertos de pago. El evento al completo, teniendo en cuenta las actividades culturales paralelas, es un reflejo de la buena convivencia entre jóvenes y mayores, entre festivaleros y familias y entre vecinos y foráneos que, de hecho, este año no fueron escasos. Con un potente cartel multicultural, hubo quién se desplazó desde País Vasco, Cataluña e, incluso, Gran Bretaña y Noruega para acudir a Vilaxóan. En definitiva, una buena conducta que se refleja en la ausencia de incidencias destacables y también en el entorno natural de la localidad, que quedó prácticamente impoluto tras el festival. Ayer por la mañana se podían ver decenas de bolsas apiladas en la entrada del cámping tras la retirada masiva de los festivaleros, que ya comienzan la cuenta atrás para la próxima edición del festival más cultural y popular de Galicia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Un ambiente amable y seguro