Pendiente del cobro de las expropiaciones del AVE

la voz

La comunidad de montes de Bamio es de las que sabe lo que es luchar con la Administración. Lleva desde el año 2008 esperando para cobrar los terrenos que le expropiaron para las obras del tren de alta velocidad, el AVE, aunque ahora confían en poder resolver este asunto más pronto que tarde. Se trata de una «cantidad importante», según reconoce el secretario José Manuel Ferreira, sin precisar la cuantía. Mientras no dispongan de este ingreso, la comunidad se sostiene con los cánones que cobra por la instalación en sus terrenos de una antena de telefonía móvil y de los molinos de energía eólica. Las subvenciones son otra de las fuentes de ingresos de esta y las demás comunidades de montes que, recurrentemente, se quejan de las trabas que les ponen para acceder a estas ayudas. Este dinero se emplea, sobre todo, en labores de mantenimiento del monte como medida preventiva ante los incendios. En Bamio saben bien lo que supone esta lacra después del desastre del 2006 que calcinó buena parte de su monte, que suma 295 hectáreas. Esta comunidad pasa por ser una de las más grandes del municipio junto con la de Cea y cuenta con unos doscientos comuneros. Una nueva directiva acaba de hacerse con las riendas de la entidad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Pendiente del cobro de las expropiaciones del AVE