Alfageme llega al Parlamento y da más de lo mismo

El titular de Industria ha cambiado, pero no lo han hecho los argumentos de su departamento


vilagarcía / la voz

El nuevo conselleiro de Industria, Francisco Conde, firmó ayer su primera comparecencia en el Parlamento de Galicia. En la agenda del día figuraba, entre otras cosas, una pregunta del BNG acerca del conflicto de Alfageme, y sobre ello se pronunció el sustituto de Javier Guerra. Pero la sesión demostró que el cambio de titular en el departamento no ha significado el menor trastoque de posturas en los argumentos de la consellería. Lo que ayer dijo Francisco Conde podía haberlo rubricado sin titubeos su predecesor en el cargo.

Fue la diputada nacionalista Montse Prado quien planteó la pregunta al conselleiro, recordando que hoy mismo se celebra la subasta de la marca Miau y de las fábricas de Vilaxoán y de Ribadumia y pidiendo a la Xunta que avanzase cuál iba a ser su postura en esa subasta. Prado expresó sus sospechas de que lo ocurrido con Alfageme responda a una «decisión política que ten como fin último desmantelar o sector da conserva». Acusó a la Xunta de haber «mareado ás traballadoras durante tres anos» y pidió al responsable de Industria que hoy «acudan á subhasta e déanlle unha resposta ás traballadoras». La diputada nacionalista habló de «incompetencia» e «ineptitude» de la Xunta y consideró que el mantenimiento de este proyecto es «vital» para una comarca como la de O Salnés, con casi 14.000 personas desempleadas.

Poco aclaró el conselleiro sobre las previsiones de la Xunta en este tema. Conde comenzó su intervención reprochando al BNG que presentase esa iniciativa cuando fue precisamente el gobierno bipartito que formaban los nacionalistas con el PSOE el que «lle entregou 30 millóns a unha empresa (Alfageme y sus antiguos propietarios) a cambio de nada». Frente a esa «irresponsabilidade», dijo, «este goberno actuou con responsabilidade e con seguridade xurídica». Y abrió un concurso, continuó exponiendo, en el que «lamentablemente ningunha das empresas cumpriu os requisitos mínimos», fundamentalmente dos: el mantenimiento de los 150 puestos de trabajo y la garantía de mantener la actividad durante un período mínimo de diez años.

Conde recordó que el Gobierno gallego ejerció su responsabilidad con el pago de los avales que, recordó, «supuxeron o maior aval da historia da Xunta» y aseguró que se habían impulsado «numerosas iniciativas co obxectivo primordial de recuperar a actividade produtiva».

Con respecto a la subasta, Francisco Conde confirmó que la Xunta acudirá hoy a esta puja convocada en el juzgado de lo Mercantil número 3 de Vigo y lo hará con dos objetivos claros: «Defender os intereses dos galegos e apoiar todo proxecto viable, sempre que exista un compromiso de reactivación de actividade e de creación de emprego no Salnés».

Así las cosas, el día que durante mucho tiempo se trató de evitar, el de la subasta de los bienes del antiguo grupo Alfageme, ha llegado. Durante el plazo que el juzgado había abierto para que las empresas o personas interesadas presentasen sus ofertas ninguna firma formalizó su interés. Lo que ocurra hoy en la subasta es, por tanto, una incógnita. Detrás, centenar y medio de trabajadoras que todavía cobijan la esperanza de que la actividad de las plantas de Ribadumia y Vilaxoán pueda recuperarse y que puedan recuperar así sus puestos de trabajo.

el nuevo conselleiro habla sobre la conservera

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Alfageme llega al Parlamento y da más de lo mismo