ribadeo / la voz

La asociación de comerciantes de Ribadeo (Acisa) celebró este viernes su octava gala anual, un evento concebido para rendir homenaje a empresarios ribadenses y como un acto festivo de unión de los protagonistas del verdadero pulmón económico de Ribadeo, el sector servicios. Este año coincide además con el 30 aniversario de Acisa, un colectivo que tiene un papel relevante en la evolución de Ribadeo en los últimos años, fundamental en el diseño e implantación del Centro Comercial Aberto, en la semipeatonalización de calles y, por ejemplo, en que los comerciantes de Ribadeo rechazasen la oferta de instalarse en puestos auxiliares en el híper de Eroski, apostando por el centro urbano con una oferta de proximidad diferenciada.

La competencia de Internet

Ahora Acisa libra otra batalla, la de convivir con el comercio en Internet y defender el comercio local como la base de los pueblos. Y para ello no ha dudado en emprender campañas no exentas de cierta polémica, como la reciente de esquelas augurando cierres masivos si no se consume en el comercio local.

Acisa cuenta en la actualidad con unos 160 asociados. De todo ello se habló ayer, una gala en la que también estuvo presente el recuerdo de Pablo Vizoso, expresidente de Acisa recientemente fallecido.

Como cada gala, no faltaron los reconocimientos, esta vez a cuatro empresarios recientemente jubilados. Se trata de una práctica de Acisa desde hace años para valorar al empresariado ribadense. Este año fueron Ramona Reigosa García, del bar A Ribeira; José Luis Botana, de Calzados Botana; Carmen Valdés Muñiz, de Perruquería Carmen, y Ramón Leivas, de Garaje San Andrés.

El acto comenzó con un photocall en el Parador; siguió una cena con el siguiente menú: conchas del peregrino rellenas de frutos del mar, sorbete, morcillo de ternera estofado con patata noissette y browni con nueces y helado de turrón (al precio de 30 euros, destinados íntegramente al plato del cubierto) y continuó con las intervenciones; del presidente de Acisa, Francisco Iriarte; el alcalde de Ribadeo, Fernando Suárez; la directora xeral de Turismo, Sol Vázquez; el presidente de la Diputación, Darío Campos, y los empresarios homenajeados. Asistieron otras autoridades, como los presidentes de la Mancomunidad y la Fecam y la concejala delegada de Turismo.

160 socios y un presupuesto anual que ronda los cien mil euros

Prueba del peso de Acisa en Ribadeo son los 160 socios que aglutina. El año pasado registró 16 bajas (ocho por cierre) y 30 altas, siendo la mayor cifra de adhesiones en los últimos años.

En 2018, Acisa gastó 136.000 euros, año que se cerró con un remanente en tesorería de 34.363 euros. Del total de gastos, 68.000 euros fueron para campañas de dinamización, hostelería y comercial, eventos, actividades y compra de material para los socios. Para este año se ha aprobado un presupuesto de algo más de 95.000 euros, sin contar la subvención anual de la Xunta de Galicia, que aún no ha sido convocada.

En cuanto a proyectos en ciernes, Acisa tiene sobre la mesa la posibilidad de crear un bono turístico, que incluiría una serie de actividades a realizar durante las visitas a Ribadeo, y también crear una plataforma informática común, que sirva de escaparate y punto de venta para los asociados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags
Comentarios

Acisa Ribadeo sopla 30 velas