«Tiven os nenos con 53 anos, despois de morrer a nosa filla»


A veces pienso que la vida es cíclica para bien. Hace casi 20 años, el 24 de febrero del 2000, Pilar Rega me confesaba, junto a su marido Plácido Irimia: «Nos rejuvenecieron por completo». Hablaba de los gemelos Pablo y Marcos, que el 1 de enero del 2020 cumplirán los 20. Edad mágica. Fueron de los primeros niños en nacer en Galicia no solo en nuevo año sino en nuevo milenio, aunque pronto fueron archiconocidos porque su madre había afrontado, de forma modélica, un embarazo a los 53, después de someterse a un tratamiento de fertilidad y pasar los nueve meses como si la edad no hubiese pasado por ella. Entonces, medios de comunicación de media España convirtieron el suyo en un caso famoso y al que seguimos la pista actualmente.

tuvo una hija a los 24

La vida como madre le cambió dos veces realmente. Tuvo una hija con 24 años de edad que falleció en el año 1997: «A nosa nena morreu con 26 anos». Pilar Rega aún no tenía los 50: «Non se esquece, nin os grandes baixóns que tivemos. A nosa vida cambiou por completo. Pero despois tiven os xemelgos, que saíron moi responsables. Están estudando agora, axudan a levar o noso negocio [Hotel Rego y Apartamentos Turísticos Os Gemelos en Foz, más un albergue futuro en Lourenzá] e van seguir para adiante». «Eu estar estou preparada para ser avoa, agora que nin se me pasa pola cabeza acordar os netos», señala. Como ya son mayores de edad y la etapa dura de la crianza ya ha sido superada con sobresaliente por parte de Pilar, ella reconoce que la vida la lleva con «despreocupación, aínda que Pablo e Marcos necesítannos moito. Pero, como digo, morremos tranquilos porque eles xa poden levar o negocio».

Fue madre, recordamos, con 24 y 53 años. Dos fases vitales totalmente distintas aunque en su caso, si hablamos de salud, siempre estuvo perfecta. Y con energía para criar: «A maternidade é distinta a unha idade que a outra. Se me preguntan cando hai que ter os fillos, digo que nun tempo normal para velos crecer, pero, no meu caso, como a vida che trae circunstancias que non imaxinas... A verdade é que criei os nenos coa mesma axilidade que a nena». Uno puede pensar que al ser gemelos, doble trabajo. Pero Pilar le da la vuelta a la reflexión: «O bo era que ían os dous para todo xuntos. Ás veces lévase peor se só teñen unha diferenza dun ano ou máis entre irmáns».

«Non sinto nada de arrepentimento -confiesa abiertamente- e dígolles ás parellas que, se poden ter familia, que non miren se son novos ou vellos, aínda que hai que mirar con cabeza. Eu, cando o fixen, estaba ben e tiña un porvir».

Pablo está estudiando Matemáticas, y Marcos, Economía. «É o que quixeron, tiñan claro que ían facer unha carreira. Son marabillosos, responsables, serios. Foi un regalo telos aos 53. E a diferenza de idade con eles non nos supuxo ningún problema», indica Pilar. El día de la Madre lo celebran todos los años comiendo fuera de casa y juntos.

A maternidade é distinta a unha idade que a outra. Se me preguntan, hai que telos nun tempo normal para velos crecer”

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Tiven os nenos con 53 anos, despois de morrer a nosa filla»