Ya hay el doble de perros que de niños

A Mariña tiene registradas 15.500 mascotas y censados 7.500 menores de 15 años

Imagen de archivo de una concentración pidiendo parques para perros en Viveiro, donde están censados 3.267 animales de compañía; la mayoría, canes
Imagen de archivo de una concentración pidiendo parques para perros en Viveiro, donde están censados 3.267 animales de compañía; la mayoría, canes

viveiro / la voz

Al mismo tiempo que A Mariña pierde población humana, gana animales de compañía, en su inmensa mayoría perros. Desde que las normas obligan a identificarlas con chips, las estadísticas confirman que cada vez se compran o adoptan más mascotas. Tanto que las registradas en los quince municipios de A Mariña ya doblan a los niños censados. Datos de la Consellería de Medio Ambiente revelan que este miércoles hay 15.539 animales de compañía, el doble que los 7.544 menores de 15 años del último padrón de habitantes, según el Instituto Galego de Estatística.

Porque está de moda o porque a los mariñanos les gusta cada vez más convivir con los «mejores amigos del hombre», el Rexistro Galego de Animais de Compañía no para de crecer en la comarca. Siete años atrás incluía 6.342 identificados, cifra que se dobló en cinco años, cuando estaban anotados 12.095. A menos ha ido la población infantil, porque de los 7.716 menores de 15 años de 2013 se ha pasado a 7.544.

Por municipios

En Viveiro hay ahora 3.267 mascotas, cuando siete años atrás eran 1.315. De las 993 con chip que tenía Foz en 2013 ha pasado a 2.535. Menor ha sido el aumento en Ribadeo, donde ahora están registradas 1.526 y hace siete años constaban 632. Y en Burela pasaron de las 547 del inicio de la década a las 1.278 actuales.

Comparando la evolución entre 2013 y esta misma semana, los animales de compañía en Cervo se han incrementado de 357 a 879. En Mondoñedo, de 470 a 1.030; en Xove, de 254 a 649; y en Barreiros, de 193 a 462. Por su parte, en A Pontenova pasaron de 263 a 629; en Lourenzá de 332 a 728; en O Valadouro, de 237 a 606; en Alfoz, de 193 a 462; en O Vicedo de 144 a 396; en Trabada de 127 a 281; y en Ourol de 113 a 341.

Un animal de compañía por cada cinco vecinos

Llama la atención la proporción entre animales de compañía, fundamentalmente perros, y ciudadanos de A Mariña lucense. Actualmente hay uno por cada cinco vecinos, cuando siete años atrás era de un can por cada doce personas.

Paralelo al aumento de mascotas, aunque con porcentajes muy diferentes, es el descenso de los habitantes en los quince municipios. Los datos del Rexistro Galego de Animais de Compañía indican que las mascotas aumentaron un 60 % en los últimos siete años, mientras el censo de población cayó un 6 %.

«Mi fachada no es pipicán» expresa en Viveiro el hastío de los locales comerciales

La proliferación de perros trae de cabeza a propietarios de locales comerciales de todas las poblaciones. Aunque durante una temporada algunos optaron por echar polvos de azufre creyendo que así evitarían que los canes orinasen en sus fachadas, esa práctica ha desaparecido. No solo porque está prohibida, sino también porque también se ha comprobado que resulta inútil.

Hay discrepancias sobre su efectividad, pero en las esquinas y entornos de numerosos establecimientos de A Mariña, igual que en otras muchas zonas, pueden verse botellas llenas de agua con las que intentan disuadir a los perros de su costumbre de «marcar» territorios con sus pises.

Un buen ejemplo del hastío de los comerciantes lo expresa un cartel instalado en la fachada de un negocio de Viveiro. Literalmente, los gestores apelan a la conciencia y responsabilidad de los dueños de los canes con un mensaje rotundo y claro: «Mi fachada no es un pipicán. Si no le gusta que su mascota lo haga en su hogar, por favor, no lo haga en el de los demás. Es insalubre, antiestético, antihigiénico, genera olores, atrae los insectos y demás bichos, destroza la fachada, etc.». Y concluye dando las «gracias por su comprensión».

«Si no le gusta que su mascota lo haga en su hogar, por favor, no lo haga en el de los demás. Es insalubre, genera olores, atrae los insectos y destroza la fachada»

Arrecian las quejas por las cacas en vías públicas y los animales sueltos

Si comerciantes, hosteleros y comunidades de vecinos están hartos de los orines de los perros en las fachadas o esquinas de sus inmuebles, la paciencia del conjunto de mariñanos empieza a agotarse por la permanente presencia de heces caninas ensuciando espacios públicos. En unos sitios más que en otros, pero intentar sortearlas en calles, plazas, parques o paseos ya se ha convertido en una necesidad para miles de viandantes. Arrecian las quejas y las protestas, no contra los animales de compañía, sino contra quienes los sacan de paseo e incumplen su obligación de recoger las cacas de sus mascotas.

No solo con los perros de razas consideradas potencialmente peligrosas, sino con todos ellos, en prácticamente todas las localidades de A Mariña también es obligatorio pasearlos con correa. Sin embargo continúa siendo habitual encontrarse a canes sueltos, lo que en numerosas ocasiones molesta a quienes no les gustan, puede asustar a quienes los temen, «aunque no hagan nada»..

 

 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Ya hay el doble de perros que de niños