Uno de los vecinos más afectados trabaja sin descanso para poder volver a su casa

Más de media docena de personas que vivían en el barrio no han regresado aún a sus domicilios


viveiro / la voz

Más de media docena de vecinos de Xunqueira están fuera de sus domicilios desde la riada. Uno de los que está deseando volver es Manuel Docal, dueño de una de las casas más afectadas por la inesperada crecida del río, y que escapó por una ventana. «Saíra fóra había un momento e non traia moita auga. Ao entrar senteime e de repente xa me vin cuberto de auga ata o pescozo. Se chego a estar deitado, lévame», recordó ayer este vecino que desde el 18 de noviembre trabaja sin descanso para regresar a su hogar. Solo en madera que tenía lista para «pisar» la segunda planta de su vivienda y en herramientas perdió más de 20.000 euros. Espera que la Administración tire o repare los muros de otra casa y una cabaña que están pegadas al río.

Algunos de los que tenían bienes asegurados han empezado a cobrar indemnizaciones

Algunos afectados por el desbordamiento del río Xunqueira han empezado a cobrar indemnizaciones o a ver restituidos los bienes que resultaron dañados. Es el caso de Carmen Vázquez, de 79 años, y su hijo Jesús, de 59, a quienes el seguro que tenían contratado les entregó una nueva cocina puesto que la que tenían quedó destrozada por el agua, que en su casa alcanzó el metro de altura. «Estamos esperando al albañil para que nos arreglen las puertas, pero son temas menores ya», señaló el hijo. Unos metros más arriba, del otro lado del río, Manuel Docal tuvo que tirar prácticamente todos los enseres que tenía en la planta baja de su casa. «Entraron ata troitas e anguías!», comentó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Uno de los vecinos más afectados trabaja sin descanso para poder volver a su casa