Agustín Rodríguez, de O Vicedo, el más cubano de los emigrantes gallegos

MARTÍN FERNÁNDEZ VIVEIRO / LA VOZ

A MARIÑA

Autor de "Quiéreme mucho", el segundo himno de Cuba

18 sep 2016 . Actualizado a las 10:37 h.

Uno no sólo es de dónde nace a la vida, sino de dónde nace al destino. Agustín Rodríguez Castro nació en O Vicedo en 1885 pero fue el más cubano de los emigrantes gallegos, el que mejor captó e interpretó el alma de Cuba, donde murió en 1957. Escribió cientos de sainetes y zarzuelas, los argumentos de las primeras películas del cine cubano y las letras de canciones que Plácido Domingo, Alfredo Kraus, Mirelle Mathieu, Pedro Vargas o Julio Iglesias convirtieron en inmortales. Algunas de ellas, como Quiéreme mucho o Amalia Batista, figuran en el horizonte sentimental de medio mundo.

Y lo más curioso es que tanto en su tierra natal como en la isla que tanto amó son pocos los que hoy dan razón de él. En un caso, por desconocimiento. Y en el otro, porque el castrismo, en su vana búsqueda del “hombre nuevo”, combatió y despreció _acaso ya no lo haga_ todo lo que oliese a la Cuba anterior a 1959.

Agustín llegó a La Habana cuando tenía 16 años. Se ocupó como tipógrafo pero pronto quedó cautivado por el naciente teatro cubano de zarzuelas y sainetes, género al que se dedicó y llegó a estrenar más de 400 obras. Su actividad teatral comenzó en 1908 en el Teatro Alhambra. Para él escribió obras como La toma de Veracruz, De guardia a motorista, La mulata, ¿Qué tiene la niña?, Gallegos en un tiro y tantas otras que, debido a su éxito, lo mantuvieron en cartelera hasta 1930.