Kiss me


Hay dos grandísimos besos sobre los que hemos apuntalado nuestra cultura, el de Breznev a Honecker y el de Doisneau. Con el primero, los líderes comunistas celebraron la euforia de un sistema que en 1979 aún no sabía que se moría, a pesar de que las primeras células cancerígenas empezaban a circular de Moscú a Berlín extendiendo la metástasis de un sistema fallido. Aún faltaba un tiempo para que el muro fuera derribado, pero en ese ósculo arrugado habitaba ya la decadencia de quien empieza a oler a verdín. La carantoña marcial de los dos jerarcas exudaba el hipnotismo de un gesto inverosímil, un ademán que alteraba el ministerio severo de los protagonistas y que invitaba a imaginar que más abajo del beso quizás habitaban unos buenos ligueros de color fucsia.

En 1950, Life le encarga a Robert Doisneau que fotografíe la inspiración amorosa de París retratando besos urbanos robados a los viandantes. Una de esas estampas emprende un camino propio y se convierte en unos años en la representación del amor que embriaga y estremece, de ese impulso eléctrico que paraliza el mundo y sus sonidos mientras te comen la boca en la esquina de una hermosa ciudad que se hace eterna. La escena tiene la credibilidad de lo imprevisto y empatiza porque es cierta y de verdad, porque es la intimidad robada de esos amantes que todos hemos sido en los mejores instantes de nuestra vida. A finales de los ochenta, justo cuando el mundo empieza a hacerse cínico, descubrimos que Françoise y Jacques eran dos actores contratados por Doisneau para apurar el encargo y que su pasión era el entusiasmo de cartón piedra de quien finge un arrebato por el que le pagan unos chelines.

A veces los besos no son lo que parecen.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
27 votos

Kiss me