Explosión de color en la Ribeira Sacra.Miguel Franqueiro (en la foto, el primero por la derecha) en un concierto en Lugo con la Real Filharmonía de Galicia

«Quedarme en la bodega fue mi mejor decisión»

Tiene el apoyo de su familia y de su enólogo, pero lo cierto es que más de cinco hectáreas de viñedos de la subzona Quiroga-Bibei de la Ribeira Sacra, una bodega y dos marcas de vino dependen del trabajo de una bodeguera y viticultora, Xiana Domínguez, que a sus 35 años se maneja con soltura en el sector. Sus caldos no dejan de recibir reconocimientos, y ella no puede estar más satisfecha.