Laureano Bermejo y José Araújo (derecha), ayer.

Miami no es Mugardos

El castigo por un mismo comportamiento varía según el país: desde no poder beber alcohol para conducir a penas de 6 años de cárcel por resistencia a la autoridad