YES

Y tú, ¿cómo concilias con tu perro?

SON UNO MÁS DE LA FAMILIA Hay que mirar por su cuidado como si de un hijo se tratara. Así que si no hay dos ojos en casa vigilando sus pasos, a veces hay que buscar solución, que puede pasar por dejarlo con la familia, con un canguro o matricularlo en la escuela. Lo que sea para evitar mordiscos inesperados

Patricia García