Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

Monedero aprovecha su libertad para disparar contra Errejón

«Íñigo sí tenía que haber obrado con mayor contundencia», sostiene el cofundador de Podemos y amigo personal de Pablo Iglesias

La Voz, 24 de marzo de 2016. Actualizado a las 11:14 h. 17

Ampliar imagen

Juan Carlos Monedero en el congreso durante la primera jornada de la sesión de investidura de Pedro Sánchez.

0
0
0
0

Técnicamente, desde el pasado 30 de abril, Juan Carlos Monedero dejó de pertenecer a Podemos. Al menos así lo anunció aquel día el secretario general Pablo Iglesias en una rueda de prensa en la que aceptaba la dimisión del hasta entonces secretario de Programa, miembro del Consejo Ciudadano, y uno de sus mejores amigos. «Es un intelectual que necesita volar», justificaba su marcha Iglesias. La salida de Monedero se trató de enmascarar al ejecutarse tan solo unas horas después de que trascendiesen unas declaraciones suyas en las que criticaba que Podemos se parecía cada vez más al resto de partidos. En realidad, Monedero se encontraba acorralado por unas irregularidades a la hora de cumplir con el fisco tras haber facturado 425.150 euros asesorando a Gobiernos latinoamericanos.

Ha pasado casi un año y, aunque Juan Carlos Monedero mantiene su desvinculación oficial con el partido, a nadie se le escapa que continúa siendo una de las grandes voces autorizadas dentro de la formación. El profesor participó activamente en la campaña en las pasadas elecciones pidiendo el voto para sus excompañeros. Incluso la noche del 20D llegó a subirse al escenario de la Plaza del Museo Reina Sofía de Madrid junto a la cúpula del partido para celebrar el resultado electoral. El mismo día que sus colegas debutaron en el Congreso de los Diputados, Monedero asistió a la Carrera de San Jerónimo para dejarse ver en la tribuna de invitados.

Ampliar imagen

Mitin en Albacete a cuatro días de las elecciones generales, pidiendo el voto para Podemos.

Desde su desvinculación ha ejercido como una especie de mediapunta de un equipo de fútbol, una figura a la que se le otorga libertad en el terreno de juego y a la que apenas se le exige que rinda cuentas sobre sus comportamientos. En plena campaña, fue el encargado de apretar el gatillo para disparar sobre Albert Rivera, uno de los principales rivales de Podemos en la lucha por el voto de los desencantados, al sugerir que el candidato de Ciudadanos estaba «sobreexcitado», mientras se rescaba la nariz de forma exagerada. Esa misma afirmación realizada por cualquier otro político de la primera línea hubiese provocado su inmediata dimisión, pero en el caso de Monedero no, porque ya había dimitido.  

Ampliar imagen

Celebrando los resultados del 20-D.

Cada vez que ha existido un tema incómodo Juan Carlos Monedero se ha lanzado de cabeza al charco. En esta ocasión tampoco ha faltado a su cita. Ha tardado algo más de la cuenta, pero finalmente se ha pronunciado sobre la crisis que afronta su partido, con un enfrentamiento velado entre Iglesias y Errejón que se ha sumado a las tensiones que arrastraba en Galicia, Madrid y otros territorios, algo que la dirección ha tratado de solucionar con la destitución de Sergio Pascual, hasta la semana pasada secretario de Organización, y caudillo del sector conocido como errejonista.

Este jueves El Huffington Post publica una amplia entrevista con Juan Carlos Monedero, quien aprovecha para mandarle un recado a Iñigo Errejón y fortalecer la figura del secretario general al frente del partido. «Yo no soy nadie importante, pero cuando estaba en la Ejecutiva, no permití jamás que hubiera 'monederistas'. Cuando alguien tiene noticia de que hay alguien que está hablando en su nombre, tiene que frenarlo. Creo que, en ese sentido, Íñigo sí tenía que haber obrado con mayor contundencia», sostiene el politólogo. «Todo es un problema de crecimiento de partido, no ideológico».

Ampliar imagen

Mitin de cierre de campaña para las elecciones autonómicas y municipales del 24 de mayo, con su dimisión todavía reciente.

Monedero también se alegra del nombramiento de Pablo Echenique como Secretario de Organización sucediendo a Pascual. «Me alegro profundamente porque rompe con la dependencia de Podemos del grupo inicial, el de los profesores de la Complutense y rompe también con esa referencia constante a Madrid», asegura.

Por su parte, Iñigo Errejón, que llevaba ausente desde el estallido de la polémica en la que está directamente implicado, reapareció ayer en el Congreso pero sin hacer declaraciones al respecto.

Publicidad

Comentarios 0