Cuando el rey descubrió el Gran Sol

Pocos conocen la anécdota que se esconde tras el nombre de este caladero. Felipe VI, por entonces aún príncipe, lo supo gracias al armador coruñés Jesús Etchevers. Les damos una pista: no tiene nada que ver con la estrella que nos da calor


Comentarios