Un celtista en Netflix

Martiño Prada, ourensano de nacimiento y vigués de adopción, vive su pasión por el Celta en California, donde trabaja desde hace un año en la famosa empresa de entretenimiento

Aficionados de Marcador en el partido del pasado sábado

«Mi asiento no existe»

Abonados del Celta se encontraron el sábado con que las butacas que figuran en sus carnés no tienen correspondencia real con ninguna plaza de la grada de Río Bajo