En Directo: María Emilia Casas recibe el Premio Fernández Latorre

El galardón reconoce la amplia trayectoria en el ámbito jurídico de la jurista monfortina, que fue la primera mujer en presidir el Tribunal Constitucional. El acto de entrega tiene lugar en el Museo Santiago Rey Fernández-Latorre con la asistencia del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy,  el presidente de La Voz de Galicia, Santiago Rey Fernández-Latorre, y el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijoo, entre otros

.

Firma en el Libro de Oro de La Voz de Galicia

Imagen del momento en que la galardonada, María Emilia Casas, firma en el libro de Oro de La Voz de Galicia en presencia de Santiago Rey Fernández-Latorre, Mariano Rajoy y Alberto Núñez Feijoo.

.

Concluye el acto de entrega

Con el discurso de Mariano Rajoy ha finalizado el acto de entrega del Premio Fernández Latorre a la jurista monfortina María Emilia Casas Baamonde. 

«Saldremos más fuertes»

Rajoy recuerda que de la crisis económica España salió más fuerte. «Lo mismo ocurrirá con esta crisis política, saldremos más fuertes y más decididos a afrontar nuevos retos de futuro y perseverando en los valores fundamentales de nuestro estado de derecho». 

Papel de Tribunal Constitucional y de la Constitución

Rajoy destaca el papel fundamental del Tribunal Constitucional y de la Constitución: «Estos cuarenta años han sido un éxito colectivo, de España y de los españoles». 

«La Constitución ha sido objeto de un grave ataque, han sido días muy difíciles» dice Rajoy. El presidente del Gobierno ha vuelto a defender la aplicación del articulo 155: «Es un instrumento excepcional, pero legítimo y se está aplicando con normalidad».

«La democracia española ha sabido defenderse», concluye.

Dice que María Emilia Casas es una jurista «sobresaliente» y recuerda las sentencias dictadas durante su mandato al frente del Tribunal Constitucional. 

«El Premio Fernández-Latorre es ya un clásico»

«El Premio Fernández-Latorre es ya un clásico».

«Enhorabuena a Santiago Rey Fernández-Latorre, bajo cuya dirección la Voz de Galicia ha llegado a lo más alto». 

Interviene Mariano Rajoy

Agradecimiento a La Voz de Galicia y a su presidente y editor su invitación a participar en este evento. Recuerda que La Voz de Galicia cumple este año 135 años de historia. 

Mensaje de ánimo a Rajoy

«Mi ánimo al Presidente del Gobierno, que tiene la misión de pilotar la nación española en el momento más crítico desde la recuperación de la democracia. Aún tiene por recorrer un camino muy difícil en busca de la unidad, la solidaridad, la legalidad y la concordia».

Emilia Casas, gallega, española y pionera

«Lo sabe bien nuestra galardonada, experta en los principios democráticos que expresa la Carta Magna. Gallega, española y pionera, María Emilia Casas Baamonde pasa hoy a honrar el Premio Fernández Latorre y la propia historia de La Voz de Galicia».

«Como amosaba o noso primeiro editorial, publicado hai cento trinta e cinco anos, e como teño exposto nos artigos recollidos no meu libro Yo protesto, temos por facer unha longa tarefa para defender os grandes e nobres e desdeñados intereses de Galicia».

«Esta é a misión da Casa que hoxe os acolle. Con todos os avatares que nos ten deparado a historia, e con todas as dificultades do momento presente, La Voz de Galicia, e eu como editor, non temos máis horizonte nin máis teima que facer honor ao noso título. Facémolo desde o orgullo de ser galegos, que é unha excelente forma de ser españois».

«Porque, como he dicho, es imposible que los gallegos renuncien a su identidad, a su lengua, a su tierra, a su cultura. Y es imposible que renuncien a ser españoles. Así es como lo sentimos. Y esa es la primera verdad que se contiene en la Constitución de 1978. Aquel consenso no instauró ningún régimen, sino que alumbró la época más próspera, más pacífica, más brillante y más hermosa de toda nuestra historia».

Retos de Galicia

«Como editor, miro a Galicia e non deixo de advertir cantos retos temos tamén por diante. O peor índice de natalidade de Europa -é dicir, do mundo-, a perda de expectativas do campo e da pesca, a emigración da xente nova. O sálvese quen poida dos autónomos, os índices de paro, a caída de pulso industrial. E mesmo a demora na superación do noso aillamento ferroviario».

«Ellos sí que nos han robado»

«Quedan graves peligros que superar. Aun así, la acción del Gobierno y de la Justicia nos hacen prever que la quiebra del país se reconducirá y que los culpables tendrán que hacer frente a todas y cada una de sus responsabilidades. El daño que han hecho a la convivencia, a la imagen exterior de nuestro país e incluso a la economía nunca podrán pagarlo».

«Ellos sí que nos han robado. Nos han robado la paz, nos han robado la confianza, nos han robado incluso una buena parte de la prosperidad económica. Y nos han robado el tiempo que necesitábamos para encarar muchos otros problemas y muchos otros esfuerzos. La revitalización de los sectores productivos y el empleo, después de una crisis tan grave como la vivida, o la lucha por garantizar las más importantes conquistas sociales. Y, desde luego, el fortalecimiento de las instituciones para combatir todas las formas de corrupción, que tanto nos han perjudicado».

Reconocimiento a Felipe VI

«Pasados aquellos momentos de desazón, es mi deber recordar la intervención de Su Majestad el Rey, Felipe VI, quien con su firmeza nos hizo recobrar la confianza en nuestras fuerzas. Y me alegro de compartir esta celebración con el Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que ha venido a demostrar que la prudencia es sabia si se une a la determinación, la valentía y los principios».

«Hubo que llegar al límite»

«Como escribí recientemente en un artículo, los mejores lamentaban en privado y guardaban silencio en público; los peores se dividían entre los que jaleaban a los separatistas y los que se colocaban para sacar ventajas ganase quien ganase. Hubo que llegar al límite para que empresas grandes y pequeñas -muchas de ellas consideradas parte intrínseca de Cataluña- tomasen la decisión de cambiar su sede para no sufrir las imposiciones de los sectarios ni el rechazo de millones de clientes».

«Hubo que llegar al límite para ver colocar con orgullo en las ventanas la bandera española, que no se opone a la catalana, sino a la que enarbolan los separatistas».

«Hubo que llegar al límite para comprobar por fin que nuestra Constitución ampara; nuestra democracia es justa; nuestra ley, robusta».

«Hubo que esperar mucho tiempo. Mientras todos callaban, los opuestos a la genuina idea de España se crecían en la siembra y en la cosecha del odio. Las escuelas eran convertidas en lugares de adoctrinamiento; las instituciones perdían su carácter incluyente y se convertían en trincheras ideológicas donde solo prosperaban los camaradas; millones de personas eran menospreciadas, rechazadas y aisladas por no asumir el pensamiento oficial. Las familias se rompían, los amigos se enemistaban, el miedo volvía a imponerse sobre el derecho a expresarse».

«Y mientras tanto, quienes dentro de Cataluña tenían que alzar la voz callaban. Los líderes sociales preferían no disentir, los docentes dejaban en desuso la libertad de cátedra, los empresarios evitaban pronunciarse».

«Bastaba con seguir los medios de comunicación públicos y privados de Cataluña para concluir que algo muy grave se estaba preparando»

«No era el Estatuto secesionista el único signo. Bastaba con seguir los medios de comunicación públicos y privados de Cataluña para concluir que algo muy grave se estaba preparando. En esta crisis, que aún no ha terminado, el papel de algunos medios no ha podido ser más desleal. Desde una televisión pública que malgasta cada año 300 millones del dinero de los contribuyentes españoles en la infausta misión de inocular el odio sirviendo como instrumento de propaganda, hasta periódicos que, por rendirse al poder, no dudaron en abrazar el ideario independentista, y solo rectificaron cuando ya nos hallábamos a un paso del abismo».

«Incluso medios de comunicación no catalanes, jugando a la equidistancia, cometieron errores al principio. Aceptaron su lenguaje y trataron como interlocutores legítimos en el debate social a quienes proponían la ruptura, sin caer en la cuenta deque lo que pretendían era causar daños irreparables a nuestra convivencia. Los separatistas persisten en ello, pero, al menos, la sociedad ha empezado a hacerles frente».

«Durante su presidencia, el tribunal avaló la Ley Integral contra la Violencia de Género y participó en fallos históricos, como el que declaró inconstitucionales los excesos contenidos en el último Estatuto de Autonomía de Cataluña».

«Gracias, Emilia. Gracias por tu altura de miras, tu visión de la armonía social que debe imperar en un Estado de derecho y tu determinación para hacer que las leyes sean justas».

«Leídos hoy los fundamentos de la sentencia sobre el Estatuto catalán del 2006, no se puede menos que caer en la cuenta de la clarividencia con la que actuó el tribunal. Y nos hace ver lo necesario que era haber atajado ya entonces, con tiempo, la fatal tormenta que se cernía sobre España».

Emilia Casas, pionera

«María Emilia Casas ha sido también pionera. Fue la primera catedrática de Derecho del Trabajo en España, la magistrada más joven del Tribunal Constitucional, y hasta ahora la única mujer que lo ha presidido. Ha roto muchos techos de cristal. Y ha contribuido con su carrera a consolidar espacios de igualdad, de reconocimiento y de respeto social».

«Gallega y española. No hay ningún conflicto en ello, sino todo lo contrario».

«María Emilia Casas Baamonde, gallega de Monforte, ha dicho en nuestro periódico que Galicia es todo su mundo. Su formación, sus recuerdos, su familia. Lo dice quien en su infancia y su juventud tuvo como referencia entrañable su tierra, pero vivió en muchos lugares de España, porque se vio obligada a cambiar frecuentemente de residencia siguiendo los destinos de su padre. Gallega y española. No hay ningún conflicto en ello, sino todo lo contrario».

«Unidad, solidaridad y legalidad»

«Tengo esa confianza porque, después de muchos meses de zozobra y debilitamiento, hemos podido ver en nuestras instituciones los primeros atisbos de firmeza en la defensa de los valores que hacen prevalecer los conceptos irrenunciables de unidad, solidaridad y legalidad».

«Esas tres palabras deberían permanecer indelebles en el corazón de todos los españoles, nazcan donde nazcan. Y figurar relucientes en el frontispicio del TribunalConstitucional. Porque, en el fondo, defender estos conceptos es su misión fundamental cuando interpreta el texto supremo que rige nuestra vida ciudadana. Preservar la unidad, fomentar la solidaridad y hacer prevalecer la ley».

Momento significativo, simbólico e histórico

«Es significativo porque pocos momentos como este que estamos viviendo en España pueden dejar una huella más profunda en nuestra vida colectiva».

«Es simbólico porque no hay mejor honor que homenajear a quien presidió nada menos que la institución que se sitúa en la cúspide de la salvaguarda de nuestra democracia».

«Y es histórico porque los acontecimientos que se están sucediendo marcarán definitivamente el rumbo de nuestro país. Yo confío con todos ustedes en que será para mejor, aunque sé muy bien que no será una tarea fácil, ni sencilla, ni indolora».

Discurso de Santiago Rey Fernández-Latorre

«No podíamos haber elegido un momento más significativo, simbólico e histórico para celebrar la entrega del Premio Fernández Latorre que este año llega a su edición número cincuenta y nueve», dice en Presidente de La Voz de Galicia.

«Es un reconocimiento inestimable que tampoco nunca olvidaré y lo llevaré siempre en el corazón», concluye María Emilia Casas. 

«El desempeño de la jurisdicción constitucional, con esa alta exigencia de responsabilidad y de entrega apasionada en la búsqueda de un esencial ingrediente de acuerdo interpretativo superador de la pluralidad de entendimientos, y renovador del consenso constitucional como diría el llorado Presidente Tomás y Valiente, cambió decisivamente mi vida. Como afirmé en mi discurso de despedida del Tribunal Constitucional, los años dedicados a su servicio, que lo han sido a nuestra Constitución y a nuestra democracia, nunca los olvidaré y los llevaré siempre en mi corazón. Lo mismo he de decir ahora respecto de este premio Fernández Latorre que me enorgullece y honra sobremanera: por venir de Galicia, siempre acogedora, y de su Voz plural, una verdadera e insustituible referencia informativa desde mi infancia, y por la significación institucional que ha remarcado el Jurado».

«La jurisprudencia constitucional evidencia la enorme capacidad de la interpretación recreada de la Constitución en su aplicación cotidiana a las nuevas e imparables realidades sociales y económicas en que estamos ya inmersos. Con un límite claro a esa interpretación recreativa: la reforma de la Constitución, que sólo corresponde al poder constituyente constituido que es el poder de reforma a través de los cauces constitucionalmente establecidos. Por eso, transcurrido un tiempo prudencial de vida de una Constitución estable, los Tribunales Constitucionales saben que la mejor defensa de la Constitución es, precisamente, la que se produce con la revisión actualizadora de su texto, con las energías de todos para renovar y alcanzar los consensos necesarios».

El Constitucional «ha hecho más firme y equilibrada la arquitectura que vertebra a España en Comunidades Autónomas, la estructura territorial de nuestro Estado compuesto, delimitando los respectivos ámbitos de competencia de las instituciones centrales y autonómicas y ensamblando los principios de unidad y autonomía que forman España; ha constitucionalizado la vida pública y privada, y ha impregnado nuestro ordenamiento de los valores de libertad, igualdad, justicia y pluralismo político, de las declaraciones de derechos universales y europeas, pues el sistema de valores, principios y derechos fundamentales ha de ser universal en un mundo global frente a la barbarie. Todo ello mediante una interpretación evolutiva de la Constitución, imprescindible para no petrificarla y acometer la necesidad de recrear el sentido de sus determinaciones para adaptarlas a las nuevas necesidades sociales y de las nuevas generaciones».

«Conviene no olvidar que en esta tarea el Tribunal Constitucional lo fía todo a la razón jurídica, a la razón jurídico-constitucional, que se deduce de una interpretación rigurosa y leal de la Constitución, y que impone una solución, la anulación, cuando sus límites han sido infringidos, o aceptar la solución de la mayoría democrática cuando los límites constitucionales han sido respetados; tareas ambas que revisten gran importancia para afianzar el Estado constitucional de Derecho».

«La función del Tribunal Constitucional no es fácil: controlar a los poderes democráticos, al legislador expresión de la voluntad popular, a la democracia al servicio de esa misma democracia instituida por la Constitución. Consiste, en apretada síntesis, en asegurar la vigencia real de los límites que fueron pactados por todos en el momento constituyente, y que ninguna mayoría política puede traspasar: los derechos y libertades fundamentales, la Monarquía parlamentaria, la unidad nacional que garantiza la autonomía de sus nacionalidades y regiones».

«El Tribunal Constitucional señaló, ya desde sus primeras sentencias, que la 'Constitución es un marco de coincidencias suficientemente amplio como para que dentro de él quepan opciones políticas de muy diferente signo'. Y lo ha reiterado en sus más recientes decisiones a propósito de las leyes del Parlamento de Cataluña que ha declarado inconstitucionales. Ha reafirmado que los ciudadanos españoles somos los titulares de la soberanía y que las decisiones constituyentes deben ser adoptadas por todos mediante la reforma de la Constitución».

«Tribunal Constitucional, la clave de bóveda de nuestro Estado de Derecho»

«El Jurado ha destacado al distinguirme que esta quinquagésima edición del Premio Fernández Latorre quiere subrayar también la decisiva importancia del Tribunal Constitucional en el desarrollo y consolidación de la democracia en España. Así es, en efecto, y me congratulo por ello. Recibo este relevante galardón, pues, con ese valioso carácter institucional, haciendo mía la precisa y afortunada apreciación del Jurado, y considerando, en consecuencia, que este premio necesariamente ha de destinarse al Tribunal Constitucional, la clave de bóveda de nuestro Estado de Derecho, que ha hecho posible que la normatividad de la Constitución sea hoy un hecho indiscutible y ha ejercido ejemplarmente su función de garante de la Constitución».

«Me siento muy honrada y feliz».

Agradecimiento a la Fundación Santiago Rey Fernández-Latorre

«Gratitud calurosa que, naturalmente, dirijo a la Fundación Santiago Rey Fernández-Latorre y a su Presidente, D. Santiago Rey Fernández-Latorre , así como a su Patronato y Jurado por su gran benevolencia en concederme galardón tan preciado en su LIX edición; un premio que lleva en sus señas de identidad a Galicia, que a todos los aquí presentes nos une, la libertad de información y expresión y el pluralismo informativo que ha defendido y caracterizado siempre a La Voz de Galicia, así como el prestigio de quienes, personas e instituciones, lo han merecido en anteriores ocasiones, adornados por tan indiscutibles méritos que en modo alguno puedo yo pensar en poseer».

«En estos tiempos en que hemos vivido un gravísimo ataque a nuestra Constitución»

«Expreso mi mayor agradecimiento, en primer lugar, al Presidente del Gobierno, que con extraordinaria amabilidad ha querido presidir este acto, haciendo un alto en sus tareas de gobierno, siempre difíciles y más en estos tiempos en que hemos vivido un gravísimo ataque a nuestra Constitución, norma suprema fundante de nuestro Estado social y democrático de Derecho que reconoce la indisoluble unidad de la nación española, y que a todos, poderes públicos y privados, obliga, incluso cuando se postule su reforma o revisión y hasta tanto ésta no se verifique con éxito a través de los procedimientos establecidos en su Título X y último. No obstante la gravedad de su incumplimiento, de su vulnus, la fuerza normativa de la Constitución se ha impuesto, ordenando las acciones de los poderes constituidos para su defensa jurídica, y su crisis de normatividad se ha resuelto con el reconocimiento de que no hay democracia fuera de la Constitución, que, vuelvo a repetir, la ha constituido. No podría ser de otra manera, pues toda norma suprema que se precie de tal naturaleza y condición ha de contener los instrumentos precisos para resolver los problemas del Estado y del sistema democrático que ha constituido, los problemas de nuestro presente y también, como dijera del Presidente García Pelayo, de nuestro futuro, pues a través de los pertinentes mecanismos de reforma, las buenas Constituciones son las que ordenan su vida según la ley de la renovación y transformación en su continuidad».

Discurso de María Emilia Casas

«Permítanme unas breves palabras para expresar mi profundo agradecimiento y mi gran satisfacción por el recibimiento de este prestigioso premio, aunque, con seguridad, serán insuficientes para transmitirles la hondura de mis sentimientos, y no únicamente por su brevedad, sino también por la dificultad de hallar los términos y expresiones precisos para corresponder a este acto y al alto reconocimiento que significa estar en posesión del Premio Fernández Latorre», dice María Emilia Casas. 

Entrega del premio

María Emilia Casas recibe el premio. Se lo entregan Santiago Rey Fernández-Latorre y Mariano Rajoy. 

Lectura del acta del jurado

El secretario del jurado del Premio Fernández Latorre, Manuel Areán, hace lectura del acta del jurado. Recuerda los logros de la galardonada, María Emilia Casas, que  «fue la primera mujer catedrática de Derecho del Trabajo y Seguridad Social del país, que en 1998 accedió al Tribunal Constitucional siendo el miembro más joven ingresado en la historia de la institución y que en el 2004 fue la primera mujer en presidirlo».

Feijoo luce un lazo morado

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, luce en la solapa un lazo morado, símbolo de la lucha contra la violencia de género.

Los invitados se sientan en las mesas

Mientras Mariano Rajoy y María Emilia Casas firman en el Libro de Oro de La Voz de Galicia, los invitados se sientan en las mesas distribuidas en el Museo. 

En breves instantes se hará entrega del premio a la galardonada. 

Firma en el libro de oro de La Voz

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy,  y la galardonada con el Premio Fernández Latorre, María Emilia Casas Baamonde, firman en el Libro de Oro de La Voz de Galicia.

Los acompañan Santiago Rey Fernández-Latorre, Presidente de La Voz de Galicia; Salomé Fernández-San Julián Martínez, patrona de la Fundación Santiago Rey Fernández-Latorre; y Alberto Núñez Feijoo, presidente de la Xunta de Galicia, entre otros. 

Llega Mariano Rajoy

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, acaba de llegar al Museo Santiago Rey Fernández-Latorre para asistir al acto de entrega del Premio Fernández Latorre.

Ha sido recibido por Santiago Rey Fernández-Latorre, presidente de La Voz de Galicia, y por José Carlos Calvelo Martínez, alcalde Arteixo. 

El presidente del Gobierno ha saludado a la Comisión permanente de la Corporación Voz de Galicia, a patronos de la Fundación Santiago Rey Fernández-Latorre, a la premiada, María Emilia Casas, y a Jorge Casanova, presidente del Comité Intercentros de La Voz de Galicia.

Cóctel de bienvenida

Los invitados al acto de entrega del Premio Fernández Latorre disfrutan en estos momentos de un cóctel de bienvenida en el Museo Santiago Rey Fernández-Latorre en medio de cabeceras históricas de la prensa gallega.

En sus instalaciones de 1.200 metros cuadrados el Museo atesora una parte importante de la historia de la prensa gallega, española y mundial, como el periódico más antiguo de Galicia, El Catón Compostelano.

 

Invitados

A estas horas ya comienzan a llegar los invitados al Museo Santiago Rey Fernández-Latorre, donde a las dos y media de la tarde comenzará la entrega del Premio Fernández Latorre a María Emilia Casas Baamonde. 

En breves instantes se espera la llegada del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Otros logros de María Emilia Casas

Además, la galardonada avaló la constitucionalidad de la Ley Integral contra la Violencia de Género y fue la encargada de redactar el séptimo y último borrador de la sentencia del Estatuto de Cataluña. 

En 2014, se incorporó como counsel en el Estudio Jurídico Ejaso y en mayo del 2017, fue nombrada miembro del comité del Parlamento Europeo para el control de la financiación de los partidos y fundaciones europeas. 

 

Galardonada

Durante la presidencia de María Emilia Casas, el Tribunal Constitucional consolidó la tutela antidiscriminatoria por razón de género en sus múltiples vertientes y reforzó la protección de las trabajadoras embarazadas, a la vez que atribuyó dimensión constitucional a todas aquellas medidas tendentes a facilitar la conciliación de la vida laboral y familiar de los trabajadores.

Igualmente este órgano fijó límites insuperables a la capacidad del empresario de controlar el tiempo libre del trabajador; y contribuyó a extender la tutela de los derechos de huelga y libertad sindical a los contextos de descentralización productiva. 

Dotación

El premio Fernández Latorre, instituido en memoria del fundador de La Voz de Galicia, está dotado con 10.000 euros.  

Jurado

Constituyeron el jurado, reunido el pasado 21 de junio, las siguientes personas: Santiago Rey Fernández-Latorre, presidente de la Fundación Santiago Rey Fernández-Latorre; Roberto Blanco Valdés, vicepresidente; Lois Blanco Penas, José María Castellano Ríos, Salomé Fernández-San Julián Martínez, José Luis Vázquez Mariño y Luciano Vidán Martínez, patronos; José Francisco Sánchez Sánchez, patrono y director de la Fundación; José María Arias Mosquera, José Arnau Sierra, Sergio Cancelo Mallo, Manuel Jove Capellán, José Luis Meilán Gil, Manuel Sánchez Salorio y Roberto Tojeiro Rodríguez, patronos de honor; Xosé Luís Vilela Conde, director de La Voz de Galicia; y Manuel Areán Lalín, secretario.

Al distinguirla el Jurado ha querido subrayar también la decisiva importancia del Tribunal Constitucional en el desarrollo y consolidación de la democracia española.

María Emilia Casas Baamonde

Desde 1998, el Museo acoge cada año la entrega del Premio Fernández Latorre que este año ha sido concedido a la jurista monfortina María Emilia Casas Baamonde. 

El jurado valoró especialmente que fue la primera mujer catedrática de Derecho del Trabajo y Seguridad Social del país, que en 1998 accedió al Tribunal Constitucional siendo el miembro más joven ingresado en la historia de la institución y que en 2004 fue la primera mujer en presidirlo. 

Museo Santiago Rey Fernández-Latorre

El escenario de la entrega del Premio Fernández Latorre es el Museo Santiago Rey Fernández-Latorre. Inaugurado por el rey Juan Carlos I, cuenta con un fondo de 5.000 cabeceras y 38 máquinas de producción periodística y artes gráficas.

En las instalaciones, de más de 1.200 metros cuadrados, se muestra una parte importante de la historia de la prensa gallega, española y mundial, como el periódico más antiguo de Galicia, El Catón Compostelano.

Anualmente pasan por estas dependencias alrededor de 5.000 personas.

La jurista monfortina María Emilia Casas Baamonde recibe hoy el Premio Fernández Latorre en su 59ª edición, en reconocimiento a su amplia trayectoria en el ámbito jurídico, en el que como mujer fue pionera en alcanzar la Cátedra de Trabajo y Seguridad Social  y en presidir una institución de la talla del Tribunal Constitucional.

El jurado valoró especialmente que «la monfortina Emilia Casas fue la primera mujer catedrática de Derecho del Trabajo y Seguridad Social del país, que en 1998 accedió al Tribunal Constitucional siendo el miembro más joven ingresado en la historia de la institución y que en el 2004 fue la primera mujer en presidirlo». Al distinguirla, el jurado quiso subrayar también «la decisiva importancia del Tribunal Constitucional en el desarrollo y consolidación de la democracia española». 

Constituyeron el jurado, reunido el pasado 21 de junio, las siguientes personas: Santiago Rey Fernández-Latorre, presidente de la Fundación; Roberto Blanco Valdés, vicepresidente; Lois Blanco Penas, José María Castellano Ríos, Salomé Fernández-San Julián Martínez, José Luis Vázquez Mariño y Luciano Vidán Martínez, patronos; José Francisco Sánchez Sánchez, patrono y director de la Fundación; José María Arias Mosquera, José Arnau Sierra, Sergio Cancelo Mallo, Manuel Jove Capellán, José Luis Meilán Gil, Manuel Sánchez Salorio y Roberto Tojeiro Rodríguez, patronos de honor; Xosé Luís Vilela Conde, director de La Voz de Galicia; y Manuel Areán Lalín, secretario.

El Premio Fernández Latorre, instituido en memoria del fundador de La Voz de Galicia y otorgado por la Fundación Santiago Rey Fernández-Latorre, esta dotado con 10.000 euros. 

En las últimas ediciones, el premio Fernández Latorre ha distinguido la trayectoria de personas e instituciones clave en el desarrollo de Galicia. Entre los galardonados más recientes se encuentran el periodista, escritor, traductor y guionista Miguel-Anxo Murado; el presidente de la Real Academia Española, Darío Villanueva; el profesor de Ciencias Políticas Xosé Luís Barreiro Rivas, y la editorial Galaxia.

Votación
4 votos
Comentarios

En Directo: María Emilia Casas recibe el Premio Fernández Latorre