Los rincones gallegos que debes descubrir este verano

La Voz SANDRA FAGINAS/ SERXIO GONZÁLEZ/ MARCOS GAGO/ JORGE LAMAS/ LUCÍA REY/ ANA LORENZO/ PATRICIA BLANCO/ SARA PÉREZ/ LAURA LÓPEZ/ BEA ANTÓN/ MARÍA DOALLO E IGNACIO CARBALLO

YES

MARTINA MISER

De Norte a Sur y de Este a Oeste Galicia ofrece cientos de destinos naturales que quitan el hipo. Aquí van 20 para que marques la mejor ruta en el horizonte de tus vacaciones. ¡Arráncalas, por dios!

14 jul 2021 . Actualizado a las 17:23 h.

Ya es verano, YES, y aquí estamos para abrirte los ojos y que mires todo lo que tienes por delante, de Norte a Sur y de Este a Oeste, porque Galicia te ofrece cientos de rincones para sorprenderte. No necesitas achicharrarte al caloret del Mediterráneo ni buscar el aire acondicionado a toda costa en el sur, lo único e indispensable que requiere este plan es que te marques un horizonte y aproveches el día para la mejor excursión. Hoy te proponemos veinte destinos diferentes que puedes hacer en un solo día para disfrutar de la natureleza en todo su esplendor. Si eres más de playa, los paraísos de Areoso (en portada), o las Cíes son una magnífica opción, pero también puedes perderte por los inmensos arenales de la playa más larga de Galicia, Carnota, con casi 7 kilómetros de largo y uno de ancho. Todo es cuestión de gustos, y de eso saben desde luego los surfistas que tiran para las playas de Ferrolterra, en Valdoviño, Doniños o Santa Comba, y los coruñeses que miran a su ciudad desde el entorno de Santa Cruz, en Oleiros, con unos alrededores que quitan el hipo. Ahí, si buscas aguas tranquilas, puedes darte un chapuzón y confirmar que, efectivamente, se te corta la respiración. Si eres más de seguir las rutas de senderismo y quieres moverte entre una frondosa vegetación con las mejores vistas, en Parada de Sil tienes los Balcones de Madrid. El mirador ourensano por excelencia, en el corazón de la Ribeira Sacra, te permitirá despejarte con la inmensidad del paisaje como buena compañía. Aquí te harás las mejores fotos del verano, no lo dudes. En el interior de Ribadavia, en la misma provincia, te esperan también las termas de Prexigueiro para un plan absolutamente reparador y relajante, dado que las pozas están en un paraje único, rodeadas de piñeiros que dejan el cielo al descubierto.

 Una buena caminata

Si quieres hacer senderismo, pero sin necesidad de tener que coger el Ventolín porque no te da la vida, toma dirección a Lugo, y súmate a una caminata más tranquila, en la Ruta das Chousas, en el entorno del río Mera, donde podrás maravillarte con los molinos que hay en esa reserva natural. También en Vedra, en la ribera del Ulla, puedes perderte cualquier día de verano, si de lo que se trata es de desconectar alrededor del antiguo puente del tren o caminando por toda la ruta de San Xoán da Cova. Galicia te lo pone a tu alcance. Aunque te cueste unas cuantas agujetas subir. Por eso no debes dejar de ir a Fuciño do Porco, en O Vicedo, donde está el saliente Punta Socastro, entre las playas de Arela y San Román. Ese zigzag de vértigo merece muchísimo una excursión, pero apúrate si te apetece ir ahora, porque aquí tienes que reservar, igual que para coger el barco a las Cíes o acceder a la playa de As Catedrais, así que apúntatelo entre las prioridades de este verano.

Para puestas de sol increíbles, la del faro Vilán, en Camariñas, que es todo un icono en A Costa da Morte. Mira si no la foto que tienes en esta misma página, esa imagen merece que espabiles, cojas el coche y arranques rumbo a ese océano infinito y aproveches para recorrer las diversas rutas que pueblan ese tramo. Como tantas otras que, como espacios mágicos, llenan Galicia de cons, rochas y penedos en forma de museos naturales que exigen otra visita. Tienes una entre Vimianzo y Laxe, y otra magnífica en A Illa de Arousa. Pero no te pierdas, por favor, las otras islas, la de Sálvora y Cortegada te esperan en julio, agosto y septiembre. Es tiempo de disfrutar y de desconectar, así que no te pongas excusas. Galicia es el mejor plan.

Fuciño do Porco (O Vicedo)

 

PEPA LOSADA

Solo vecinos de la zona y personal que controla su baliza marítima conocían hasta hace un lustro el saliente de Punta Socastro, entre las playas de Abrela y San Román. Sin embargo, el zigzagueante sendero final de este paraje natural, rocoso y salvaje, se ha convertido en uno de los grandes atractivos de la zona. En los meses de julio y agosto es precisa la reserva previa.

 Vilán, en el horizonte desde Reira (Camariñas)

 

ANA GARCÍA

El faro Vilán, en Camariñas, primero de España con iluminación eléctrica, es todo un icono de la Costa da Morte. Su figura recortada sobre el horizonte es una estampa para el recuerdo, sobre todo vista desde Reira, playa donde con precaución, pues es mar abierto, puedes aprovechar para darte un baño. Diversas rutas pueblan este tramo de costa. 

 Las islas Cíes (Vigo)

Oscar Vazquez

Las islas Cíes ofrecen innumerables rincones donde apreciar la naturaleza en todo su esplendor. Espectaculares acantilados, recogidas playas, senderos arbolados y miradores encarados hacia el mar abierto y también hacia el interior de la ría. Las islas tienen la ventaja de formar parte del Parque Nacional das Illas Atlánticas por lo que está asegurada la conservación natural sin ningún elemento que pueda distorsionar la contemplación pura de los paisajes. Eso sí, hay que solicitar permiso a la Xunta para poder viajar en las compañía cuyos barcos parten de Vigo, Baiona y Cangas.

Os Penedos, piedras con vida (A Carballo entre Vimianzo y Laxe)

 

XOSÉ AMEIXEIRAS

Espacio mágico en la Costa da Morte. En esta Paisaxe Protexida que son los Penedos de Pasarela y Traba, a caballo entre Vimianzo y Laxe, uno puede dejar volar la imaginación con las figuras antropomórficas y zoomórficas que pueblan este museo pétreo al aire libre, gratuito. Tiempo y viento labraron maravillas. Hay rutas señalizadas... ¡y vistas!

 Paseo verde por Grañas do Sor (Mañón, Ortegal)

Javier Martínez Veiga

Al norte de la comarca del Ortegal, el municipio de Mañón ofrece al visitante una excursión formidable a orillas del río Sor, empapada del verde de su bosque de ribera y aderezado con la belleza de rincones como la cascada de Auga Caída. Y para comer, mirando ya al mar, nada mejor que un pescado o un arroz con marisco en los restaurantes de O Barqueiro y Estaca de Bares.