Francisco Carmona, ginecólogo: «El dolor de regla no es normal»

YES

Francisco Carmona, director del servicio de ginecología del Hospital Clínic
Francisco Carmona, director del servicio de ginecología del Hospital Clínic

«El mundo se pararía si los hombres tuviésemos dolor testicular solo una hora al mes», sostiene el primer médico que llevó a cabo un trasplante de útero en España, autor de una guía para entender la endometriosis y tumbar falsos mitos

10 may 2021 . Actualizado a las 19:03 h.

Hay un sesgo de género en la medicina, apunta Francisco Carmona, jefe de ginecología del Clínic de Barcelona, que subraya que, durante años, el hombre ha sido el modelo en los estudios médicos y «la respuesta a los fármacos analgésicos es, por ejemplo, muy distinta en el hombre y la mujer». Experto en cirugía ginecológica por laparoscopia, endometriosis, suelo pélvico, tratamiento del cáncer y reproducción asistida, Carmona fue el primer médico en un país del sur de Europa en llevar a cabo un trasplante de útero.

«Quiero ayudar a entender qué es la endometriosis, desarmando falsos mitos con una guía sencilla y un lenguaje llano sin perder el rigor. Si sabes lo que te está pasando, siempre es más fácil hacerle frente», afirma Carmona, que acaba de publicar Endometriosis, la guía para entender qué es y cómo cuidarte, ilustrada por Lyona. «No sé si tengo muchas respuestas, porque aún tengo muchas preguntas también», dice este referente nacional en tratamiento de la endometriosis y otras patologías ginecológicas.

1. ¿Sabemos qué es la endometriosis o solemos confundirla con otras cosas?

El dolor pélvico lo atendemos y comprendemos poco. Pero la endometriosis afecta a una de cada diez mujeres y tiene unos rasgos característicos que, si uno pone atención, la hacen fácil de diagnosticar. Uno de los síntomas es el dolor menstrual. 

2. ¿Si duele la regla, tenemos endometriosis?

No, pero si tienes dolor menstrual y en las relaciones sexuales, y además problemas de infertilidad... el diagnóstico se va acotando. Es casi un blanco y en botella. 

3. ¿La endometriosis es crónica?

Sí, es una enfermedad que acompaña a la mujer que la tiene de por vida, y que en la mayoría de los casos se va con la menopausia. Lo que hay que intentar es recuperar la calidad de vida, porque es posible. El objetivo, hacer vida normal. 

4. ¿Es normal o no que duela la regla?

El dolor de regla intenso no es normal. Si tienes ese dolo intenso, precisa ser atendido, estudiado y diagnosticado. No podemos dar el dolor de regla por normal. Si te duele la regla, te pasa algo.  

5. ¿Cómo medimos el nivel de dolor?

No hay un dolorímetro, un aparato que mida objetivamente el dolor como la glucosa. Pero si le preguntas a una mujer: «¿Entre 0 y 10 cuánto te duele?» y responde más de 4, no debe considerarse normal. Los médicos tenemos que investigar el origen de ese dolor. 

6. ¿Y se investiga?

Muchas veces no se hace caso a las mujeres... no se atiende su dolor. Porque son cosas que les pasan solo a ellas y en una escena muy específica de su salud, y seguimos en una sociedad muy machista que ve normal que una mujer puede estar tres o cinco días al mes invalidada. El mundo se pararía si los hombres tuviésemos dolor testicular solo una hora al mes. 

7. Quejarse de un dolor menstrual es de «flojas». O así fue durante años, un síntoma de debilidad.

Sí, sí,  y hasta daba vergüenza decirlo, ¿no? No es una debilidad, si te duele la regla, no eres floja, estás enferma. 

8. Tu guía para comprender la endometriosis nace de la experiencia y de un caso personal concreto.

Sí. Ingresé hace años a una mujer que fue operada, se le hizo una laparotomía y al cabo de los años, cuando nos reencontramos, su lesión estaba igual o más grande que la que yo había visto tras la operación. Esa cirugía es compleja técnicamente, necesita conocer bien la anatomía y precisa una tecnología adecuada. Igual que el diagnóstico y los primeros tratamientos de la endometriosis deben ser en consulta primaria, el tratamiento quirúrgico debería hacerse solo en centros especializados. 

9. ¿El mejor tratamiento?

Es clave el diagnóstico precoz. Pero el mejor tratamiento varía en función de la mujer. A veces con unas pastillas anticonceptivas y medidas complementarias, como una buena dieta, ejercicio, yoga y meditación se lleva muy bien. Lo que quiero decir es que el tratamiento tiene que ser una decisión libre de la mujer, meditada en conjunto con su médico. A veces los antiinflamatorios funcionan, lo que no puede ser es solo antiinflamatorios, esto típico de «Venga, si no te encuentras bien tómate un ibuprofeno y ya está», no, no. Si te duele la regla, hay que ver qué te pasa, y después de que lo sepamos, decidiremos. Lo bueno de la endometriosis es que no es una enfermedad mortal, anacrónica sí, pero no mortal. El tratamiento puede ir por temporadas, una puede decidir tomar una temporada antiinflamatorios, en otra anticonceptivos que sirven además para evitar el embarazo. El médico ha de ser el que se adapte a la mujer y no que la mujer se adapte al médico o a la enfermedad, no, no. 

10. ¿Si sufres endometriosis, eres estéril?

No. Solo el 30 % de estas mujeres tienen dificultades para quedarse embarazadas. Con tratamiento adecuado, la mayoría pueden embarazarse. La tasa de embarazos por fecundación in vitro es la misma en mujeres con endometriosis y las que no tienen la enfermedad. Hemos conseguido que la Seguridad Social financie casos de congelación de óvulos de mujeres con endometriosis. Hemos avanzado mucho, pero hay bastante desconocimiento aún, entre otras cosas, sobre los factores de riesgo. 

11. ¿Hay otras dolencias asociadas a esta?

Sí. Hay una reacción inflamatoria que no se queda en la pelvis, que se extiende a otras zonas del cuerpo. Hay una tesis al respecto, se está probando en laboratorio, con animales, que en la mujer con endometriosis puede haber una reacción de inflamación del cerebro. El sistema inmunitario se resiente, y eso provoca trastornos como la fibromialgia, la fatiga crónica o enfermedades del tiroides. Las cardiovasculares son enfermedades que son también más frecuentes en mujeres con endometriosis. A la paciente hay que saber mirarla de manera multisistémica.  

12. ¿Qué alimentos son más perjudiciales en estos casos?

La lactosa, la yema de huevo, las grasas trans y el gluten no ayudan. Son buenísimos, en cambio, los alimentos ricos en omega 3 (salmón, anchoas, sardinas...), el aceite de oliva, los cereales sin gluten, la fruta y verdura fresca, los frutos secos y los condimentos antioxidantes, como el limón y la cúrcuma. Y donde esté un buen caldo gallego... Pero si un día te apetece tomarte un pincho y unas cañas no te cortes. Esto para la endometriosis y para cualquier otra cosa. Una dieta sana previene enfermedades, siempre ayuda a estar mejor. Como el hecho de comer en casa, de poder tener en mitad de la jornada ese tiempo de desconexión, ver a tus hijos, charlar... El estilo de vida es muy importante.  

13. ¿La edad de la primera regla importa?

Sí, tanto el peso como la edad de la primera regla. Si tienes reglas desde los 10 años y muy abundantes, es más fácil que tengas endometriosis. Ser prematura al nacer es otro de los factores de riesgo para tener la enfermedad. Ponte, por ejemplo, en el caso de una chica de 18 años que fue prematura al nacer, que tiene un dolor que se muere, que en la familia tiene antecedentes con endometriosis... y la regla desde los 10 años, algo te dice: «cuidado». Parece blanco y en botella. A lo que deberían ayudarnos es a hacer el diagnóstico pronto. Mucho mejor a los 16 a los 18, y mejor a los 18 que a los 25. Si el diagnóstico y el tratamiento es temprano, probablemente esa joven no va a llegar al caso de la mujer que tuve que operar el jueves, para sacarle el alma... porque fue como sacarle el alma. 

14. ¿Mejor no recurrir a la inseminación artificial si tenemos esta enfermedad?

Sí, mejor no recurrir a ella por sistema. La tasa de éxito es muy baja.

15. ¿Con endometriosis, tenemos más probabilidades de sufrir cáncer de mama?

No. Se ha dicho y se sigue diciendo, pero no. En el cáncer de ovario parece que sí influye, en cambio, aunque es muy pequeño el incremento. Pero hay que decir que el tratamiento anticonceptivo protege de este incremento de la probabilidad de sufrir cáncer de ovario a las mujeres con endometriosis. Es importante saberlo para tranquilizar a las mujeres: el tratamiento hormonal protege del cáncer de ovario y del cáncer de endometrio. Y protege además para siempre. Si tomas durante un año anticonceptivos orales, tu riesgo bajará considerablemente y se mantendrá bajo para siempre.