Baby Boom en Baio: once embarazos en una sola calle

YES

De izquierda a derecha: 1. María (34 años) está de 3 meses. 2. Vicky (30 años) espera a su primera hija, Xiana  3. Sandra (32 años) tendrá un niño (Ismael), está de seis meses; 4. Pamela (37 años) espera a su segundo hijo, Liam. 
5. Berta (40 años) está de siete meses y espera una niña (Mariña); 6. Belén (38 años) tendrá a su segunda hija, Uxía, en un mes; 7. Noelia (40 años) está de seis meses, espera un segundo hijo (Martiño); 8. Gema (32 años) tendrá a su primera hija, Rocío, dentro de cuatro meses. 9. Rosa (34 años) está de seis meses, espera una niña (Silvia); 10. Rocío (38 años), embarazada de 7 meses y medio, va a tener a su segundo niño (Martín); 11. Natalia (25 años) está de 4 meses y espera un niño, pero aún no tiene nombre.
De izquierda a derecha: 1. María (34 años) está de 3 meses. 2. Vicky (30 años) espera a su primera hija, Xiana 3. Sandra (32 años) tendrá un niño (Ismael), está de seis meses; 4. Pamela (37 años) espera a su segundo hijo, Liam. 5. Berta (40 años) está de siete meses y espera una niña (Mariña); 6. Belén (38 años) tendrá a su segunda hija, Uxía, en un mes; 7. Noelia (40 años) está de seis meses, espera un segundo hijo (Martiño); 8. Gema (32 años) tendrá a su primera hija, Rocío, dentro de cuatro meses. 9. Rosa (34 años) está de seis meses, espera una niña (Silvia); 10. Rocío (38 años), embarazada de 7 meses y medio, va a tener a su segundo niño (Martín); 11. Natalia (25 años) está de 4 meses y espera un niño, pero aún no tiene nombre. ANA GARCÍA

Un fenómeno fuera de lo normal. En una Galicia muerta demográficamente y en plena pandemia poniéndonos la vida en contra, este grupo de mujeres de entre 40 y 25 años hacen de las estadísticas un cuento: ¿será el aire que respiran en la carballeira? El elixir de la maternidad está en Baio

10 abr 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

A ver cómo cuento esto sin que se pierda la emoción que sentimos la fotógrafa, Ana García, y yo cuando llegamos a este maravilloso paraje de A Costa da Morte y allí empezaron a aparecer las protagonistas de este reportaje, tal y como habíamos pactado con ellas. A través de un grupo de WhatsApp y durante varios días se fueron añadiendo nombres y nombres de mujeres que relataban un fenómeno paranormal -o si quieren, fuera de lo normal- que les estaba sucediendo en la localidad en la que residen, Baio. No sé si han tenido la oportunidad alguna vez de pasar por esta parroquia del municipio de Zas, pero si lo han hecho, sabrán que su límite se enmarca en una recta con dos curvas de la carretera que va a Vimianzo, con una acera a cada lado y un entorno natural que, como pueden comprobar en la foto, tiene su encanto. No hay más.

 ¿Encanto o magia? Tal vez «algunha cousa de meigas» pueda haber si, como nos confirman estas mujeres, en esa misma carretera de Baio de pocos metros de largo se han producido en el mismo tiempo ¡once embarazos! Once embarazos, podemos decir, en una sola calle, que es el centro de una localidad que tiene poco más de mil habitantes. No me van las estadísticas, pero a ojo ya les aseguro que el dato se me va de las manos directamente al ordenador para contarles de principio a fin qué está pasando en Baio para revolucionarse con este baby boom.

En cuanto todas se acercan a la carballeira donde nos damos cita en la mañana de un domingo soleado de marzo, la realidad se impone en forma de once barrigas que traen dentro once bebés esperadísimos, deseadísimos y queridísimos para estas madres, que enseguida se agrupan para que quede constancia de esta sorpresa.