¿Hay una edad para el miedo?

ESO NO ES PARA NIÑOS Cuántas veces escuchamos esa frase de pequeños...y cuánto la repetimos ahora a nuestros hijos. Hay niños que se enganchan a series tan inquietantes como «Stranger Things», ¿están preparados?


Si su hija de 12 años habla de mundos del revés y monstruos con fauces en forma de flor. Si su hijo de 11 años quiere disfrazarse de Cazafantasmas como los niños de Hawkins, Indiana, no se asuste. Forman parte de la legión de chavales preadolescentes que se han enganchado a Stranger Things. A la espera de la tercera temporada, muchos niños se han sumado a los adultos que siguen esta historia oscura y misteriosa, en muchas ocasiones próxima al cine de terror (o al menos al de ciencia ficción). ¿Pero son demasiado pequeños para enfrentarse con este tipo de historias?

SIÉNTATE CON ELLOS

Jaime Burque es psicólogo y cinéfilo, autor de un blog sobre cómo las películas pueden ayudarnos a conocer y gestionar nuestras emociones, Filmoterapia. Y ofrece varias claves para que los más pequeños se acerquen a las historias de miedo sin riesgos. «La clave es que estén acompañados», apunta, «porque le puedes ir explicando al niño lo que está viendo y sobre todo, ves cómo se siente». Dice Burque que otro de los puntos básicos es conocer al niño, su madurez, e incluso su estilo, «porque a algunos les puede generar más excitación que miedo, y a otros provocarles semejante nivel de estrés que no pueden ver casi nada. Igual que los adultos, en realidad».

Porque conocer al niño es el punto de partida fundamental cuando este nos pide ver una película de suspense o terror, pero existen otras guías: las edades recomendadas, que según Burque «nos pueden dar una pista, pero, ojo, porque algunos niños igual ven vísceras y les da risa, y con un terror más psicológico tienen pesadillas toda la semana».

¿QUIÉN MARCA LA EDAD?

El Ministerio de Cultura es quien marca los criterios por los que se establecen las categorías de calificación de las películas. Que por cierto, han cambiado: en el 2010 se modificó la ley porque se entendía que entre los 13 y los 18 años había un espacio demasiado grande que no reflejaba la realidad. Así que se estableció la lista actual, que clasifica las películas en aptas para todos los públicos, no recomendadas para menores de 7 años, menores de 12, de 16 y de 18 años. La última categoría, la X.

Fuentes de Cultura explican que existe una comisión, formada por expertos y padres, que se encarga de clasificar las películas. La comisión cambia cada ciertos años... pero los criterios que deben seguir vienen marcados por la ley. ¿Y en qué deben fijarse?

Para que una película sea apta para todos los públicos, no debe contener ningún elemento que pueda resultar perjudicial para el desarrollo psicológico en la infancia, ni incluir escenas que puedan generar ansiedad, miedo, dolor o tensión emocional. Curiosamente, el Tiburón de Spielberg está en esta categoría. La violencia física o verbal, la crueldad, o las conductas poco modélicas marcan también las categorías. Y las escenas y el lenguaje de contenido sexual, que se debe adaptar a la sensibilidad de cada franja de edad, aunque el texto puede resultar ambiguo. Por ejemplo, en la categoría de menores de 7 años, dice que estas escenas no deben superar «el límite de lo que el público de esta edad puede ver o escuchar cotidianamente en un entorno social convencional». ¿Cuál es este entorno?

Llama la atención también que, a partir de los 12 años, la película se valora en conjunto y no por sus escenas, y a partir de los 16 ya puede provocar «momentos de alta tensión, miedo o ansiedad». Así que con la ley en la mano, el terror empezaría a ser aceptable a esa edad. Pero pensemos en todas las películas de Tim Burton, como Pesadilla antes de Navidad, La novia cadáver o Frankenweenie. Las tres, recomendadas a partir de los 7 años, que seguro que a muchos padres les parecerá demasiado pronto para entrar en el tenebroso (y mágico) universo de Burton.

El miedo es subjetivo, y nuestra percepción de lo que es adecuado para cada edad cambia a medida que también lo hace la sociedad. Para muestra, varios clásicos del género: El exorcista era para mayores de 18 años cuando se estrenó en España... y ahora se recomienda para mayores de 12. El resplandor pasó del límite de los 16 años a los 13, para volver a la calificación inicial. ¿Y qué les da más miedo? ¿Pesadilla en Elm Street (mayores de 18) o Al final de la escalera (más de 14)?

1. STRANGER THINGS

La serie de Netflix está recomendada para mayores de 16 años, la segunda temporada es más tenebrosa que la primera.

2. FRANKENWEENIE

Las películas de Tim Burton pueden ser una buena pasarela hacia otro cine de terror. Está recomendada para mayores de 7 años. 

3. GREMLINS

Para muchos niños de los 80 fue la primera aproximación al terror. El cambio en la ley ha hecho que esté no recomendada a menores de 12.

4. TIBURÓN

Cómo hemos cambiado. Cuando se estrenó había que tener más de 14 años para verla y hoy es apta para todos los públicos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

¿Hay una edad para el miedo?