El Lindy Hop se baila así

¿TE APUNTAS A UN CLANDESTINO? Así le llaman estos chicos a las quedadas para bailar este estilo en la calle. Si algún día te encuentras con ellos... ¡no dudes en unirte! Te están esperando.

N.S.

¿Te gusta bailar? ¿Y si te dijera que puedes asistir a clases de baile gratis y, además, disfrutar de un rato de diversión rodeado de gente que tiene la misma pasión que tú? Pues ya puedes hacerlo todos los jueves que quieras en A Coruña. A cubierto o en plena calle. Sigue leyendo.

Los Loopy Hoppers son un grupo de baile que montaron varios profesores para transmitir su entusiasmo por el swing a todos aquellos que quieran apuntarse. Nadia es una de las profesoras que decidió iniciar esta actividad. «El grupo empezó en mayo del 2017, el día de las Letras Galegas. Y bailando en la calle llevamos desde mayo», comenta sonriendo. Esta disciplina, conocida por muy pocos, es una danza que recuerda al charlestón de los años 20, mezclado con algunos pasos que se asemejan mucho al claqué. «Sobre todo es muy divertido, engancha un montón y es muy sociable porque no siempre estás ligada a una pareja, sino que bailas con una persona e inmediatamente bailas con otra», afirma.

Para todos aquellos que estén pensando que esto no es para ellos porque no tienen ni idea de bailar, o porque no conocen esta disciplina en concreto, hay que decir que ese no será un impedimento. Todos los jueves, los diferentes profesores voluntarios, se dedican a enseñar los trucos más básicos del Lindy Hop. «Tenemos clases de iniciación los jueves en el Círculo de Artesanos y solemos ser entre 50 o 60 personas. Es muy ameno», explica Nadia.

Además de estas clases para primerizos, que son más tradicionales, suelen hacer quedadas en la calle, más o menos una o dos veces al mes, que llaman «clandestinos», y esos días se dedican a bailar disfrutando del aire fresco a plena luz del día, ponen la música a todo volumen e intercambian pareja hasta caer rendidos. Uno de los lugares donde los podrás encontrar es en el Parrote, y lo cierto es que no cuesta mucho verlos... Llegan a juntarse unas 30 personas, bailan hasta agotarse y transmiten una alegría que se contagia con facilidad. «El primer paso para ser uno más en los Loopy Hoopers es poner una sonrisa en la cara», destaca Mabel, una de las alumnas de esta clase.

La vergüenza no existe

Para mucha gente asistir a una clase en la que no domina la actividad y, además, no conoces a nadie, puede parecer un plan poco atractivo. Pero no será nunca una excusa válida. Ir solo es de lo más común para todos estos bailarines y, de hecho, puede llegar a ser hasta una ventaja. «No tiene que darle vergüenza a ninguna persona venir solo, porque es lo más normal. Al final la gente es muy abierta, intentamos crear un ambiente agradable y el secreto está en que puedes bailar con el compañero que pilles, lo que te da pie a que puedas mantener una conversación desde el primer día», comenta la profesora. Mabel, que lleva asistiendo al grupo de los Loopy Hoppers desde hace cuatro meses, no puede estar más encantada. Conoció a estos grandes bailarines a través de la web meetup.com. «Lo mejor del Lindy Hop es el ambiente que hay entre todos. Entras con todo el estrés de la semana y sales nueva», destaca.

De todas las edades

Esta panda de pies inquietos te puede sorprender también por la diferencia de edad que hay entre el más pequeño y el mayor de sus asistentes. «Viene cualquier tipo de persona a la que le guste bailar. La media de edad está entre los 30 y los 45 años, pero hay gente de unos 18, y también de 70. ¡Así de diferentes somos!», cuenta Nadia riéndose mientras mira a sus alumnos.

Por si todo esto no fuera suficiente, la oportunidad de viajar está dentro del pack de este grupo, porque los más expertos también han llegado a organizar viajes. «Aparte de las clases hemos ido a festivales de swing en Vigo o en Oporto... Siempre que podemos viajamos», destaca Nadia. También organizan talleres que imparten profesores de otros puntos de España.

De las mejores cosas que te puede aportar una de estas atípicas clases de baile y que confirman todos los asistentes con los que hablamos, es que cada vez que sales te quedas con ganas de más. Así que si quieres unirte a ellos, aprender a moverte como en los años 20 y conocer a gente nueva, ¡no lo dudes!, porque para encontrarlos solo tendrás que buscarlos por Internet y, con un solo clic, apuntarte a sus quedadas... ¡Y a bailar!

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

El Lindy Hop se baila así