Un cumple «made in» casa

UNA FIESTA «DIY» Es el primer cumpleaños. Ella no se entera aún, pero a ti te hace la mayor de las ilusiones. Con tiempo e ingenio, es posible hacer una superfiesta sin gastar demasiado.


Aquellos cumpleaños infantiles con medianoches de queso y sándwiches de nocilla en casa sobre un mantel de papel que cubría cuatro o cinco tablones unidos por caballetes se quedó en el siglo pasado. Ahora la fiesta se traslada a esos lugares de bolas con discoteca incluida en la que niños de 4 años bailan los últimos hits infantiles mientras los padres fuera se entretienen como pueden. Los cumples de antes daban más trabajo, de eso no hay duda. Si no que se lo digan a las madres que como la mía tenían que limpiar esos vasos de Fanta sobre los que nadaban gusanitos y patatas fritas.

Pero hasta que llegan a esa edad «en la que ya se enteran de todo», los cumples made in casa se presentan como la mejor de las opciones. Sin gastar demasiado, tirando de las manualidades DIY y reutilizando la decoración de casa, puede quedar una fiesta de 10. En la habitación de los pequeños solemos tener muchos objetos decorativos, como cajas de luces, guirnaldas de banderines o de letras, que se pueden adaptar perfectamente a los cumpleaños.

Una merienda, mejor que una comida. Un poco de dulce combinado con salado. Batidos y palomitas. Y que no falten las chuches.

LOS DETALLES

1. Batidos

Batido para refrescar la garganta durante la fiesta. Gustan tanto a mayores como a pequeños. Los puedes encontrar ya hechos en cualquier súper. Compra unos vasos monos con pajitas para servirlos.

2. Palomitas

Las clásicas palomitas siempre son un éxito en un cumpleaños. Al microondas y listas en 3 minutos. Dan poco trabajo y huelen tan bieeennnn!!! Unos minicubitos de cartón son ideales para repartirlas.

3. Brochetas de donetes y gominolas

Un DIY fácil de hacer: coloca sobre unos palitos, de esos que se utilizan para hacer brochetas, donetes o gominolas (en el caso de los donetes, con uno llega; con las chuches puedes hacer combinaciones de dos o tres). Luego colocas las brochetas sobre un bote de cristal (cualquiera que tengas por casa, le quitas las etiquetas y pegatinas).

4. La tarta

Ya que es una merienda, y el gasto no es desmesurado, si en algo hay que gastar es en la tarta, a no ser que te animes a hacerla tú. Si no, confiar en un buen taller de repostería es la mejor opción. La tarta de la foto es de El Taller de Ara.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Un cumple «made in» casa